Las agresiones físicas a sanitarios caen un 26,7 por ciento

SPC
-

La Consejería de Sanidad estudiará qué problemas influyen en los ataques, que actualmente no tienen patrón alguno, y extenderá el uso del botón de alarma a todas las áreas y centros

La consejera durante el pleno del Observatorio de Sanidad de la Comunidad de Castilla y León. - Foto: Ical

Las agresiones físicas a profesionales sanitarios en la Comunidad cayeron un 26,7 por ciento en los nueve primeros meses del año en relación con el mismo periodo del pasado año, al contabilizarse 74, a las que hay que sumar otras 360 verbales o gestuales, según los datos analizados ayer por el Observatorio Sanitario de Castilla y León.
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, indicó que aunque la evolución es positiva, hay que seguir trabajando hasta lograr erradicar este tipo de comportamientos, dado que «un ataque a un profesional sanitario, además de una agresión personal, es también un ataque a todo el sistema público de salud», por lo que anunció que se mantendrán las campañas de sensibilización y de formación a los profesionales, así como la colaboración con la Fiscalía y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. «No estaremos satisfechos hasta que las agresiones sean cero», sentenció.
Por áreas de salud, se registraron descensos en todas a excepción de El Bierzo, donde se incrementaron un 68,8 por ciento, al pasar de 16 a 27; en Valladolid Este (+36,6 por ciento), hasta las 56, y en Ávila (20,7 por ciento), hasta las 35, como informa Ical.
Por su parte, los mayores descensos se registraron en Zamora (-52,8 por ciento), hasta las 17, en León, donde se contabilizaron 29 (-48,2 por ciento); en Palencia, con 18 (-35,7 por ciento), y en Valladolid Oeste , con 30 (-25 por ciento). Tanto en Soria, con 14, como en Segovia, donde se contabilizaron 20, no se registraron variaciones, mientras que Burgos la caída fue del 11,5 por ciento, hasta las 54 y en Salamanca del 11,4 por ciento (40).
En este sentido, Casado explicó que por el momento no se ha detectado ningún patrón que explique los motivos que están detrás de la evolución de las agresiones, aunque recalcó que el objetivo es analizar en profundidad los datos para encontrar perfiles y si hay situaciones que se repitan, «dado que el objetivo, además de por una intervención clara contra la agresión, también pasa por la prevención».
No obstante, aseveró que es prioritario identificar si algún problema de organización de los servicios sanitarios está provocando un incremento de la agresiones por factores como la espera. En este sentido, la consejera de Sanidad recomendó a los profesionales que todas las agresiones, ya sean físicas o verbales se denuncien, ya que para atajar el problema es necesario conocer perfectamente la realidad.
Además, Casado también explicó que el objetivo de su departamento es extender el botón de alarma, un dispositivo asociado a los ordenadores de los profesionales y que avisa al resto de compañeros del centro y remite correos electrónicos a la Gerencia. Además, explicó que en la reunión del Observatorio también se puso de manifiesto la necesidad de hacer partícipe a la población de este problema a través de los consejos de salud.