LA COLUMNA

Luis del Val

Periodista y escritor


El Colón catalán

El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, como su propio nombre NO indica, ha dedicado una exposición en la que aparece Cristóbal Colón, que nació y murió entre los siglos XV y XVI, bastante poco contemporáneos, dicho sea en honor a la verdad. El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA para los telegramas) recibió el año pasado el 75 por ciento de las subvenciones que otorga el Ministerio de Cultura a las "entidades museísticas locales", quedando para el resto de las 50 provincias españolas una cuarta parte a repartir. No me extrañaría que, de difundirse el dato, alguien de Madrid, de Málaga o de Santiago de Compostela, dijera eso de 'Barcelona nos roba'. Este gigantesco desequilibro presupuestario ha llamado la atención de algunos diputados de Ciudadanos, sobre todo al comprobar que el MACBA se dedica a difundir la teoría del controvertido filósofo Jordi Bilbeny, que presenta a Cristóbal Colón como un genuino catalán, eso sí, sin aportar ninguna prueba. De cualquier manera, en el siglo XV y XVI existía el Reino de Castilla y el Reino de Aragón, pero la verdad es que Cataluña no existía, sino como un condado que formaba parte del Reino de Aragón, como luego formó parte Nápoles. Es decir, que si algún día se encuentran pruebas de que Cristóbal Colón no nació en Génova, sino en Tarragona, la verdad es que murió el pobre sin enterarse de que era catalán, que a lo mejor le hubiera producido una satisfacción inenarrable. Por cierto, a Colón lo recibieron los Reyes Católicos en Barcelona, fíjate, no estaba ni Jordi Pujol, ni Torra, y la financiación fue de Luis Santángel, un judío valenciano-aragonés que pagó las tres cuartas partes de la expedición. Luego, para ser catalán, joder qué falta de compañerismo, porque los apellidos catalanes, incluso ya en el segundo viaje, se pueden contar con los dedos de la mano. Que el MACBA, si quiere, sostenga que Cervantes es de Granollers, pero que no se lleve el 75 por ciento del presupuesto que pagamos los contribuyentes españoles.  


Las más vistas

Carta del Director

Revuelto micológico

No 'rumanicemos' el delito, detrás de cada recolector ilegal hay un comprador que alimenta esa práctica. También se da una suerte de nacionalismo setero: con tanto acotado, el aficionado medio va a precisar de escuadra y cartabón para salir al monte