SOPA DE GUINDILLAS

José Luis Bravo

Periodista


Asden en la encrucijada

Por extraño que les pueda parecer, el Grupo ecologista Asden ha dedicado durante su ya larga historia, buena parte de su tiempo y recursos a defender la aplicación de las leyes, aprobadas y promulgadas por instituciones que luego se las saltan a la torera.  Conviene señalar esta circunstancia porque no son pocos los que tiene enfilada a esta organización y catalogada como agente entorpecedor de cualquier proyecto de desarrollo. Con el caso de la Ciudad del Medio Ambiente  fueron estigmatizados y pese a que la sentencia del Constitucional nada tiene que ver con iniciativas de los ecologistas, no son pocos, y algunos responsables públicos que les señalan como responsables de que no se haya creado empleo y riqueza en ese lugar de la provincia. La historia puede repetirse.
Las infraestructuras abandonadas  de lo que iba a ser esa ciudad  podrían ser utilizadas, según la promotora Layônair para impulsar un complejo proyecto que va mucho más allá de lo que en principio se anunció como una réplica del modelo del aeropuerto de Teruel que funciona ahora como taller de mantenimiento de aeronaves. El documento entregado a la diputación provincial refiere noticia de centros de formación de pilotos, de personal de vuelo, mecánicos,...además del asentamiento de industrias para el mantenimiento, adaptación incluso construcción de aeronaves incluidos helicópteros y además se crearía una plataforma de estacionamiento en hangares. Se llamará, si prospera, Aeroparque tecnológico-industrial del aeródromo Soria-Garray. Pero volvamos al papel de Asden. 
A  esta organización se le pide, explícitamente, que renuncie al recurso que ya ha admitido el Supremo, para que esta iniciativa se materialice. Nadie en su sano juicio invierte en unos terrenos cuya calificación está pendiente de los tribunales. Es pues la hora de definirse. De alguna manera este grupo naturalista está contra las cuerdas. Se habla de 1.500 empleos, muchos de ellos especializados y del rescate de al menos 100 millones de lo dilapidado en la CMA. Me consta que son conscientes de que si mantienen su postura, les va a caer la del pulpo y me imagino que no es grato que te acusen del estancamiento de la provincia. Pero, también podría ser que tan ambicioso proyecto, del que sólo tenemos cuatro apuntes, no salga adelante. En ese caso la única ganadora sería la Junta de Castilla y León que podría presumir de haber rescatado parcialmente la CMA. Si de mí dependiera plegaría velas, el tiempo nos dirá que hay de sólido en todo esto. De paso nos permitirá comprobar  hasta que punto es cierto que hay otras empresas deseando instalarse ahí.


Las más vistas