Satisfacción por el impulso al Diálogo Social

SPC
-

Patronal, sindicatos e instituciones propias valoran la apuesta por continuar con «una de la señas de identidad» de la Comunidad

(I a d)Mañueco,Temprano (UGT),Andrés (CCOO) y Esteban (Cecale) - Foto: Ical

El anuncio del presidente electo de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, de dar prioridad al diálogo social, que protagonizará una de sus primeras reuniones una vez que tome posesión, fue acogido con satisfacción por los representantes sindicales y empresariales que acudieron al debate de investidura.
Los líderes regionales de UGT Faustino Temprano, de CCOO Vicente Andrés y el secretario general de Cecale, David Esteban, valoraron en declaraciones a los medios de comunicación que Fernández Mañueco confirmará el diálogo social como una de las señas de identidad de la Comunidad, que esperan que se amplíe y que se cumpla lo acordado durante los últimos años.
Esteban resaltó la importancia de algunas de las medidas, en especial las relativas a la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, así como el fortalecimiento del Diálogo Social. También se refirió a otras como fomentar la creación de empresas, así como a la decidida apuesta por la Formación Profesional.
Tanto Temprano como Andrés discreparon en la política fiscal de bajar impuestos, con la reducción del IRPF especialmente en municipios de menos de 5.000 habitantes y la supresión del impuesto de sucesiones, que para los sindicatos es incompatible con una mejora del Estado del Bienestar y con volver a las inversiones anteriores a la crisis. Tras el discurso, Vicente Andrés aseguró que había echado de menos una referencia al mayor papel que a su juicio deben tener las Cortes para incidir en la democracia participativa y que el Parlamento autonómico esté «en la vanguardia de la participación».
Por su parte, los presidentes de las instituciones propias (CES, Consejo Consultivo, Consejo de Cuentas y Procurador del Común) valoraron el discurso «integrador y conciliador» de Alfonso Fernández Mañueco, que consideraron había tocado «todos los extremos y retos» de Castilla y León, sin olvidar las políticas sociales ni al medio rural. Todos manifestaron también su aprobación al «diálogo» y la búsqueda de «puntos de encuentro» que quiere impulsar el presidente electo.