La mejor generación de la historia

EFE
-

España cierra el Europeo sub23 de atletismo con seis medallas y 29 finalistas, la mayor cantidad de participantes de su historia deportiva

La mejor generación de la historia - Foto: CHRISTINE OLSSON

El atletismo español demostró el excelente estado de salud por el que atraviesa tras concluir en quinta posición los Campeonatos de Europa sub-23 disputados en la localidad sueca de Gävle, sólo superado por superpotencias como Alemania, Francia, Gran Bretaña y Polonia.
Para ello, la delegación española, que cerró su actuación con un total de seis medallas -2 oros, 1 plata y 3 bronces- tuvo que superar su récord de finalistas, con 29 de atletas entre los ocho primeros clasificados, cuatro más que su hasta ahora mejor marca, los 25 finalistas logrados en Amsterdam en 2001. Una sobresaliente actuación que otorgó a España un total de 103,5 puntos, a 24,5 de Polonia, que logró la cuarta plaza con 128 unidades.
Mucho más lejos concluyó el equipo español de Alemania, que no sólo lideró el medallero con 9 oros, 6 platas y 6 bronces, sino que también encabezó la clasificación por puntos -la que mejor refleja el nivel atlético de cada país- con un total de 202 unidades.
Pero si España demostró en Gävle que no se encuentra tan lejos de las grandes potencias continentales, los resultados obtenidos en la localidad sueca evidencian su diversidad. Lejos han quedado los tiempos en los que España sólo brillaba en las pruebas de marcha y de medio fondo, como reflejaron el oro conquistado por Alberto González en lanzamiento de martillo o la plata conquistada por Héctor Sánchez en salto de longitud.
Metales a los que se une el oro conquistado por Ignacio Fontes en el 1.500 y Pablo Sánchez Valladares en la final de 800, que demuestran el renacer de los españoles en dos pruebas carismáticas en la historia del atletismo nacional. Tampoco falló el conjunto español en las pruebas de fondo, como demostraron los bronces logrado en el 5.000 por Abdessamad Oukhelfen, en la categoría masculina, y Celia Antón en la femenina, con nuevo récord de España sub 23 -15,28,66- incluido.
Nombres que comienzan a abrirse un hueco en la memoria del atletismo español, como ya hicieran en ese lejano 2001 leyendas como Ruth Beitia, que en Amsterdam se colgó el oro en salto de longitud.