scorecardresearch

Ya hay hoja de ruta para las movilizaciones

SPC-Agencias
-

ASAJA, COAG y UPA harán público en los próximos días el calendario de unas protestas que culminarán con una gran manifestación en Madrid antes del final del invierno

Ya hay hoja de ruta para las movilizaciones - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez. Eugenio Gutiérrez

Los máximos responsables de las organizaciones agrarias ASAJA, COAG y UPA han dado luz verde a un nuevo proceso de movilizaciones que llevarán a cabo en toda España en protesta por la situación de grave crisis de rentabilidad que afecta a la inmensa mayoría de los agricultores y ganaderos y ante los serios ataques de los que son objeto, según han informado en un comunicado. A pesar del compromiso adquirido la semana pasada por todos los eslabones de la cadena para cumplir la nueva ley, las OPA saldrán de nuevo a las calles y carreteras para reivindicar lo que consideran justo y protestar por una crisis que «los ahoga». El próximo acto de protesta se realizará el día 13 de diciembre frente a las puertas de la fábrica Lactiber en León; además, quedan convocados paros agrarios en las zonas productoras, el primero de ellos en Córdoba el martes 21.

En concreto, estas protestas, que se intensificarán en las próximas semanas en todos los territorios, son una continuación de las que se vienen produciendo en los últimos meses y de las que se iniciaron en 2019-2020 y se vieron interrumpidas como consecuencia de la aparición de la pandemia. Las organizaciones agrarias denuncian la «brutal subida» de los costes de producción y los desequilibrios en la cadena agroalimentaria que impiden percibir unos precios justos en origen y que ponen en peligro la rentabilidad de las explotaciones.

El plan para estas movilizaciones ya está diseñado. Se comenzará con protestas de alcance limitado, a nivel local o regional, para terminar con una gran movilización en Madrid que reúna a todo el sector entre finales de enero y mediados de marzo. Curiosamente, el sector cinegético ha convocado otra gran manifestación en la capital de España para el 20 de marzo a la que invitado a todo el mundo rural a participar, aunque de momento no hay indicios que sugieran que ambos actos puedan llegar a coincidir o incluso ir de la mano.

Otros argumentos para las convocatorias son la aplicación de la Política Agrícola Común (PAC) y sus importantes exigencias medioambientales, así como los controles en frontera, las cuestiones sociales y laborales, la contratación de la mano de obra en el campo o las tarifas eléctricas y los problemas con la fauna salvaje.

Las organizaciones agrarias, en unidad de acción, tienen previsto detallar en los próximos días el calendario completo de las protestas que se están programando en las distintas comunidades autónomas, así como las reivindicaciones que se plantearán al conjunto del Gobierno, ya que afectan a diferentes ministerios y no solo a Agricultura.

De esta forma, los agricultores y ganaderos denuncian que «no pueden más» y lanzan este @SOSrural para «defender su profesión y su dignidad» y reclamar medidas de apoyo a un sector estratégico de la economía de española que contribuye de forma esencial al mantenimiento del medio rural y los espacios naturales.

 

Planas se defiende.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha defendido los avances comandados por su Ministerio en favor del sector primario y las decisiones adoptadas pese a las próximas movilizaciones del campo en toda España. «Yo creo que hemos cumplido con aquello a lo que nos comprometimos», ha asegurado. En una entrevista en el programa 'A pie de campo' de Radio Castilla-La Mancha, Planas ha dicho en todo caso que «cada uno es libre de tener el pensamiento que estime oportuno» a la hora de protestar, pero su departamento ha estado «trabajando» y cumpliendo con los compromisos contraídos con asociaciones agrarias de 2020.

Reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria con fijación de precios de venta superiores a los costes; una «buena PAC» blindando más de 47.000 millones de euros para el próximo periodo pese a la menor aportación global por la salida del Reino Unido; una rebaja en IRPF de 90 millones de euros; más financiación de seguros agrarios; más dotación del Plan Renove de maquinaria; o las bonificaciones al gasóleo, que se mantendrán toda la legislatura pese a la «presión» de Europa, son algunas de las medidas exhibidas.

En su opinión, pese a estos avances el sector está en «un momento muy particular», y aunque no ha querido juzgar la convocatoria de las movilizaciones, ha insistido en la «peculiaridad» del contexto actual, marcado por la salida de la crisis sanitaria «con algún claroscuro» y con una importante subida de costes de producción pese a los buenos precios que se están consiguiendo para los productos agrarios. Pero, ha recordado, «se incrementan los costes de producción en España y en el mundo». «Tenemos claro que hay que seguir la situación de cerca y ver cómo podemos actuar. Esa es nuestra posición».

Lo primero al respecto, ha apuntado, pasa por «intentar solucionar problemas» de precios en casos concretos como el sector lácteo, con una situación «agobiante». Sobre este asunto ha dicho que solo pagando un céntimo más por el producto se pueden ahorrar «millones de euros en subvenciones públicas», y esa será la estrategia a seguir. Y ha resaltado que ya hay alguna empresa de distribución que «tiene intención de subir su retribución a la industria», algo «muy positivo».

En cualquier caso, su intención es volver a Bruselas a presentar su «queja y protesta» ante la Comisión Europea por esta subida de precios. «No estamos expectantes, estamos trabajando. Mi queja ante la Comisión Europea es que hablamos de un mercado que afecta a otros países. Se lo pienso decir al comisario. Cada ministro es responsable de su país», ha abundado, insistiendo en que las subidas de precios «debe de ser un factor de preocupación para la UE».