TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


De Jong

08/09/2019

Será cuestión de tiempo y personalidad, no de fútbol: De Jong terminará adueñándose del mediocampo del Camp Nou como hizo con el del Ajax y hace con el de Holanda. Con los primeros alcanzó un rendimiento sublime, llevándolos el pasado curso a la semifinal de Champions que nunca debieron perder después de exhibir un poderío descomunal (equilibraba y desequilibraba él solo desde el cinco) ante Real Madrid y Juventus. Con la Oranje acaba de destrozar a Alemania en su propio feudo: un 2-4 asombroso, con un equipo en el que apenas caben viejas glorias (Babel sigue dando coletazos) y sí las figuras de la próxima década. De Jong cortó una veintena de balones, proyectó a Holanda en ataque e incluso le dio para llegar y marcar un golazo: vio hueco y lo aprovechó.

«Quiero a ése», dijeron al alimón Bartomeu y Valverde. «Ya lo tenemos», se contestaron mutuamente. ¿Qué hacía Ten Hag en Amsterdam? ¿Qué hace ahora Koeman? Darle todos los galones. Así de simple. Nada de compartirlos: él dirige, propone y los demás (Wijnaldum o Malen de naranja, lo que fueron Schöne o Van de Beek en el Ajax) flanquean con éxito al director.

Sucede que De Jong ha ido fabricando estilos y equipos, pero acaba de llegar a un lugar donde el plan es casi innegociable y en su habitual espacio de trabajo habitan dos de los mejores especialistas del planeta, Busquets y Rakitic. Así que él, que parece un chico listo a tenor de lo que se ve sobre el césped, se guarda el descaro para el juego y respeta los galones: es el recién llegado, no va a pedir ni a imponer. Tiene que ser Valverde en este caso, y no otro, quien tome la gran decisión: apuntalar el relevo desde ya mismo y convertir a los demás en gregarios de lujo… o quedarse con una versión menor del niño prodigio de los 75 millones.



Las más vistas

Opinión

La espinita

Da la sensación de que con el auge del turismo deportivo de los últimos años, se ha tirado la toalla en lo referente al turismo literario. Como si el uno y el otro fueran incompatibles