Los alcaldes de la provincia revisan al alza sus sueldos

Nuria Zaragoza
-

No hay una norma que especifique cuánto debe cobrar un alcalde, aunque la ley fija unos máximos, según población. Solo el alcalde de la capital alcanza el tope. El de Covaleda, José Llorente, es el único que se ha bajado la retribución

La alcaldesa de Ólvega se fija un sueldo de 38.000 euros

No hay una norma que determine exactamente cuánto debe cobrar el  alcalde de un municipio. Depende de su dedicación, del estado de las cuentas municipales, de la carga de trabajo, de las iniciativas que hay sobre la mesa... y, sobre todo, de la voluntad del equipo de Gobierno. No obstante, sí hay una ley que copa el máximo. Se trata de la Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local (Ley 27/2013) que aprobó el PPhace seis años y que relaciona directamente la retribución de los cargos electos con la población. Cuanta menos población, menor es el salario máximo que puede cobrar un gobernante municipal. 
La ley determina el «régimen retributivo de los miembros de las Corporaciones Locales y del personal al servicio de las Entidades Locales». Lo hace tomando como referencia el salario de un secretario de Estado. Así las cosas, lo máximo que puede cobrar un alcalde español en estos momentos es 106.130 euros, lo mismo que un secretario de Estado. Obviamente, ninguno soriano puede acceder a esa cantidad ya que ningún municipio supera los 500.000 habitantes exigidos. Para que se hagan una idea, el presidente del Gobierno cobra al año unos 82.000 euros; el presidente de las Cortes de Castilla y León, 73.211,28 euros, lo mismo que el presidente de la Junta. 
De acuerdo a las referencias que marca la ley, la capital, con sus 39.112 habitantes, está en la franja de 20.001 a 50.000 habitantes. Ahí el máximo que fija la normativa es el 55% del sueldo de un secretario de Estado, es decir, 58.372, 36 euros.Es el salario aprobado este año para el alcalde de la ciudad, Carlos Martínez (PSOE). 
Los alcaldes de municipios de más de 5.000 habitantes, pero menos de 10.000, pueden cobrar, como máximo, un 55% del sueldo de un secretario de Estado, es decir, 47.759,30 euros. En Soria, solo Almazán está en esta franja. Su alcalde, Jesús Cedazo (PSOE), cobra un poco menos del máximo permitido, 43.513 euros. Su predecesor, José Antonio de Miguel, percibía 41.824. 
Los regidores de municipios de más de 1.000 habitantes pero menos de 5.000 pueden contar con una dedicación exclusiva, si bien su retribución no puede superar nunca el 40% del salario de un secretario de Estado, es decir, 42.452,24 euros. En esta franja entran en la provincia El Burgo de Osma (PP), San Esteban de Gormaz (PSOE), Ólvega (PP), San Leonardo de Yagüe (PSOE), Arcos de Jalón (PP), Duruelo (PSOE)... Ninguno de estos alcanza el máximo en Soria, si bien aquí las diferencias son notables.
La que más se acerca al tope es la regidora de Ólvega, Elia Jiménez, que cobra 38.426 euros. No obstante, teniendo en cuenta la población del municipio, no es la que resulta más ‘cara’ para sus vecinos. Su retribución anual ‘cuesta’ unos 10 euros a cada empadronado, más o menos lo mismo que la de San Esteban de Gormaz, María Luisa Aguilera. El de Duruelo es, proporcionalmente a número de vecinos, el que tiene una retribución mayor. Sus más de 27.000 euros suponen unos 24 euros por vecino.
Esta legislatura además se han introducido nuevas fórmulas, como en El Burgo, donde hasta ahora había una dedicación exclusiva. Desde este año la comparten alcalde y teniente de alcalde. Pero allí se han sumado otras dos dedicaciones parciales (al 21% de jornada), convirtiéndose en el municipio (a excepción de la capital) con mayor número de ediles con sueldo. 
Los alcaldes de municipios de menos de 1.000 habitantes no tienen derecho a tener dedicación exclusiva. Pero, «excepcionalmente», dice la ley, «podrán desempeñar sus cargos con dedicación parcial». Eso sí, recalca, «percibiendo sus retribuciones dentro de los límites máximos señalados», es decir, sin superar en ningún caso los 42.452,24 euros. 
Si tomamos como referencia esa cifra, un edil con una jornada parcial al 75% podría rondar los 31.839 euros anuales. Con un 50%, serían 23.348 y, con un 25%, 15.920 euros. Las cifras, cabe apuntar, se apuntan siempre en bruto. 
Pocos son los alcaldes sorianos de municipios menores de 1.000 habitantes que se han puesto sueldo pero ‘haberlos, haylos». Es el caso de regidores como el de Navaleno, que está además entre los cinco que más cobran de la provincia. Con un sueldo de 31.000 euros y 777 habitantes (según el INE), cuesta a cada vecino unos 40 euros al año. El de Vinuesa, que se ha mantenido el sueldo de su predecesora (22.000 euros) supone unos 25 euros de media a sus  874 vecinos. 
Entre los pueblos más pequeños, Yanguas, con 92 empadronados, donde su alcalde tiene un sueldo de 600 euros mensuales, lo que supone más de 90 euros por vecino. En Fuentelsaz, con 65 habitantes, el sueldo del regidor, Juan Carlos Hernández (Podemos), ronda los 170 euros netos (2.628 brutos anuales) que, en principio, se van a mantener para gastos del equipo de Gobierno. En Fuentelsaz, su alcalde, Raúl González (PSOE), venía cobrando 300 euros netos (5.799 brutos al año) que mantiene de momento pero analizarán «en función de la situación del pueblo, los proyectos y la ocupación que requieran».
al alza. Respecto de sus precedesores, se observa una revisión al alza en términos generales. En Soria, Almazán, Duruelo, San Esteban, El Burgo, Navaleno y Yanguas han aumentado sus retribuciones respecto de la anterior legislatura. En Ólvega y Arcos, donde la anterior no había sueldos, se han implantado nuevas. En Vinuesa, Fuentelsaz y Fuentecantos mantienen los mismos sueldos. Solo el alcalde de Covaleda se lo ha bajado levemente. En Langa y Santa María de Huerta lo han suprimido. San Leonardo, San Pedro Manrique y Garray están aún pendientes de decidir.