scorecardresearch

La cifra de trabajadores en Erte, de 6.828 a 358 en 20 meses

Ana Pilar Latorre
-

El plazo de prórroga de los relacionados con el COVID finalizó el 22 de noviembre y el SEPE tramita un total de 75 expedientes de empresas, casi todos de ámbito provincial

La cifra de trabajadores en Erte, de 6.828 a 358 en 20 meses

l número de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) continúa descendiendo en Soria tras 20 meses de pandemia, pero a los causados por la COVID-19 se suman ahora los causados por la falta de suministros, por lo que la recuperación del sector laboral hacia la total normalidad ralentizando. Sin embargo, es destacable que se haya pasado de los 6.878 beneficiarios de prestaciones COVID en mayo de 2020 a 358 en la actualidad, aunque las cifras podrían aumentar en los próximos meses. Las empresas pueden seguir contando con esta herramienta tras verse afectados por la situación sanitaria y, con ello, las restricciones que ha habido y las que podrían llegar de cara a Navidad. Los sectores más afectados continúan siendo la hostelería y el comercio, además de la industria y las actividades artísticas y de entretenimiento, entre otras.

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en Soria aplica en la actualidad el Real Decreto 18/2021, que tiene tres frentes: la protección de empleo (donde se encajan los ERTE COVID o de fuerza mayor), la recuperación económica y la mejora del mercado de trabajo. «Cuando se publica el mismo establece una disposición transitoria única que determina que, de momento, se prorrogan todas las medidas que estaban recogidas en el Real Decreto 11/2021, hasta el 31 de octubre. Todo sigue bajo los mismos criterios de aplicación», concreta la directora del servicio, Araceli Conde. Desde esa fecha, se comienzan a tramitar prórrogas o ERTE nuevos en función de las circunstancias de las empresas y, de ahí, el desarrollo de las prestaciones derivadas.

El plazo de tramitación de prórrogas o nuevos ERTE en el SEPE comenzó el 2 de noviembre y concluyó este lunes 22, es decir, que una vez gestionados los ERTE (en la Oficina Territorial de Trabajo de la Junta de Castilla y León de Soria o en la Dirección General de Trabajo, si la medida afecta a más de 200 trabajadores o si los empleados se encuentran adscritos a centros de trabajo en dos o más provincias de la región) «están encima de la mesa las solicitudes colectivas que plantean las empresas para continuar con ERTE ya existentes o nuevos». En cuanto a las prórrogas y nuevos expedientes de regulación, hay presentadas solicitudes de ERTE de 71 empresas en el ámbito provincial y 4 de ámbito nacional, lo que corresponde a 349 y a 9 trabajadores, respectivamente. De esta manera, son 75 ERTEs y 358 trabajadores. 

A partir de aquí, estos empleados estarían en los nuevos ERTE (las empresas están obligadas a incluir a los trabajadores que pueden estarlo hasta febrero de 2022) y a partir del próximo mes, dentro del proceso administrativo establecido, las empresas irán enviando los documentos justificativos del tiempo que han estado en ERTE. Los mismos, no siempre son de suspensión, ya que también pueden ser de reducciones más amplias o de menos horario.

La prórroga se extenderá hasta el 28 de febrero, con lo que el SEPE tramitará mensualmente los ERTE derivados de estas solicitudes colectivas mes a mes, en función de lo que las empresas van manifestando sobre los servicios prestados y las suspensiones o reducciones que se producen cada mes. De momento hasta finales de febrero, porque a posteriori deberá de nuevo regularse legalmente. Eso en el caso de los ERTE COVID, porque los que son por otras causas tienen otros trámites. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha asegurado que los ERTE «han venido para quedarse» y que en la mesa de diálogo con los agentes sociales se analiza un sistema que establece tres categorías según los motivos: fuerza mayor (fórmula utilizada en la crisis), reestructuración y sectorial. 

repunte hace un año. Desde que comenzó el pago de ERTE en abril de 2020 (aunque la pandemia se inició en marzo, en ese mes no se tramitaron expedientes) los datos reflejan una clara evolución positiva. De los 4.694 trabajadores en ERTE en abril de 2020 se pasó a los 6.878 en mayo de 2020, cuando se inició un descenso progresivo hasta a los 989 de octubre de 2020.Sin embargo, la cifra se incrementó de nuevo con 1.704 en noviembre y diciembre. Fue entonces cuando se inició la tendencia a la baja hasta los 729 de julio de 2021 y los 376 de octubre de 2021 (datos actualizados por el SEPE). Este dato del pasado mes es algo superior de los que se acaban de registrar ahora a mediados de noviembre, los 358, «pero hay que tener en cuenta que en estas solicitudes entran los trabajadores que en algún momento van a estar en ERTE hasta marzo, hay que esperar a que lleguen los datos mensuales porque puede que no estén todos y no coincidiría».

En cuanto al importe total percibido en prestaciones en la provincia por trabajadores en ERTE, se llegó al pico en mayo de 2020, con 5,7 millones de euros, mientras que en abril fue de 4,7 millones y en junio de 2,4 millones. Se descendió del millón de euros ya en el mes de julio de 2020 y en octubre se bajó a los 349.000 euros, aunque como en el caso de los trabajadores afectados de nuevo se registró un pico en noviembre de 2020 con 779.000 euros y los 942.000 euros del marzo de 2021. El descenso en los últimos ocho meses ha sido progresivo en cuanto a cantidad total de prestaciones a trabajadores en ERTE, siempre según las estadísticas del SEPE a las que ha tenido acceso El Día de Soria. En el mes de octubre, han supuesto 155.500 euros. No siempre coinciden las cantidades totales con los trabajadores, porque depende de las reducciones que se establezcan en los expedientes. Entre un mes y otro, puede que haya menos trabajadores en ERTE pero más dinero. Para Araceli Conde, es significativa la proporción de trabajadores del total de perceptores de prestaciones en general y los perceptores por ERTE, que llegaron al pico en mayo de 2020. En ese mes eran nada menos que el 70% de todos los perceptores de prestaciones y en cuanto a la cantidad total de prestaciones, las de estos expedientes de regulación de empleo fueron el 76% en ese mes. 

etop. Al margen del tema COVID, se estaban o están tramitando los ERTE ETOP (por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción). «Algunos de ellos ya se venían desarrollando y no eran por causa COVID, pero ahora se han vuelto a tramitar nuevos ERTE por esas circunstancias», apunta Araceli Conde, incidiendo en que suelen afectar a dos de las grandes empresas del sector de la automoción por el parón en suministro por la falta de materiales como semiconductores, lo que ralentiza la producción. Serían Fico Mirrors y Plásticos ABC Spain. Ondara, de momento está en ERTE con 192 trabajadores y el planteamiento que ha hecho público es que a final de año una mínima parte de esos trabajadores dejará de estar en ERTE para incorporarse a la empresa de fabricación de productos de cannabis terapéutico y unos 150 pasarán a las listas del paro. 

Entre las empresas con ERTE no COVID en tramitación por temas productivos o técnicos, hay unas cuatro o cinco que tienen pocos trabajadores, pero las hay con más volumen y entre las tres más grandes suman unos 1.000 trabajadores con prestaciones. Sin embargo, hay casos que no son de suspensión total, sino de reducción parcial.