Herrera defiende a Sáez como «un gran consejero»

Santiago González
-
El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, en una de sus respuestas en el pleno de las Cortes - Foto: Rubén Cacho (ical)

Los portavoces del PSOE y Podemos, Luis Tudanca y Pablo Fernández, reclaman a la Junta de Castilla y León una «rectificación» de su política sanitaria y exijen la marcha de su responsable

La gestión sanitaria protagonizó el primer cara a cara del año en las Cortes entre el presidente de la Junta y los portavoces de la oposición. Herrera realizó una vez más una defensa a ultranza del consejero de Sanidad ante la insistente reclamación de PSOE y Podemos para que «rectifique» la política sanitaria y cese a su responsable.
El presidente mantuvo con firmeza que Antonio Sáez es un «gran consejero» y mantuvo su «confianza y agradecimiento» a través de una veintena de razones, frente a la petición de cese formulada por los portavoces socialista, Luis Tudanca, y de Podemos, Pablo Fernández, a quienes Herrera acusó de  acometer una estrategia de «caza y captura» contra el consejero como «chivo expiatorio».
En el primer pleno de las Cortes del último periodo de sesiones de la legislatura, Tudanca y Fernández solicitaron la salida del consejero de Sanidad y reivindicaron a la Junta que «rectifique» su política sanitaria, después de la ‘marea blanca’ que congregó a varios miles de manifestantes en Valladolid y otros lugares de la Comunidad.
Herrera defendió que la Junta trabajará «hasta el último día» para «mejorar la sanidad» y detalló 20 razones por las que mantiene su confianza en Sáez Aguado, entre ellas que no se ha suprimido «ni un sólo centro o servicio» a pesar de la crisis; que ha situado a los profesionales como «protagonistas» de la calidad del sistema con la devolución de sus condiciones laborales; que la valoración ciudadana «ha mejorado» y tiene «más medios que nunca» con un gasto per cápita 10 puntos superior a la media.
A estos argumentos Juan Vicente Herrera sumó, entre otros, un aumento de la transparencia, la apuesta por la I+D con apoyo de 300 proyectos de investigación, los avances en listas de espera e inversiones en infraestructuras. «Con todo esto Castilla y León es una de las comunidades con menor tasa de mortalidad y mayor esperanza de vida», concluyó el presidente.
Sin embargo, el portavoz socialista, Luis Tudanca, afirmó que la Junta terminará de «destrozar» la sanidad si mantiene su apuesta prioritaria. «Se están empeñando en cargársela, en desmantelar el sistema público, lo dicen todos los profesionales, esos que utilizan como escudo humano, innumerables alcaldes y alcaldesas y miles y miles de personas», afirmó Tudanca, quien lamentó que frente a estas reivindicaciones la Junta haga «oídos sordos, mienta y tire balones fuera».
El líder socialista sacó pecho del Gobierno de Pedro Sánchez, quien «ha mejorado» esta competencia después de que «el PP entrara con la motosierra hace años» y recordó que ha eliminado copagos, ha universalizado la sanidad, ha incrementado las plazas MIR frente a la Junta que dejó de ofertar desde «2011 un total de 467 plazas MIR».
De este modo, Tudanca lamentó que Herrera y sus consejeros siempre «estén satisfechos» y puso como ejemplo la situación sanitaria, la imputación de seis exaltos cargos de Economía en el caso de la Perla Negra o la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la comisión de investigación de las eólicas.
Frente a esto, el presidente de la Junta recordó que cumple con el «mandato» de todos los ciudadanos y achacó al portavoz socialista «olvidos voluntarios» sobre las «fuertes tensiones» del sistema sanitario desde que Castilla y León asumiera las competencias. Por ello, denunció el enorme déficit de profesionales o el «grave» problema de financiación como asuntos que se deben abordar en el ámbito nacional.

«La suerte de Atila».

También el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, fue muy crítico con la gestión sanitaria y lamentó que el presidente haga «oídos sordos» a las reivindicaciones de los ciudadanos que salieron a la calle el pasado 26 de enero para exigir el cese del consejero, a quien calificó de una «suerte de Atila». Y achacó a Herrera y Sáez el papel de «dos hombres y un destino para cargarse la sanidad pública».
Fernández criticó que el presidente se «encierre en su torre de marfil» a pesar de la «alarmante» falta de profesionales, la carencia de pediatras en el medio rural que es la «punta del iceberg de una horrenda gestión». «Seguiremos reivindicando que la sanidad no se vende, la sanidad se defiende», concluyó.