ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


Jornada de reflexión

El acontecimiento televisivo de la semana ha sido, sin lugar a dudas, ese momento en el que Isabel Pantoja se lanzaba al mar desde un helicóptero para participar en el programa Supervivientes. La tonadillera acaparó la atención de millones de españoles que en las vísperas tuvieron que sufrir a una cuadrilla de macarras discutiendo en un plató. La Pantoja no aspira a ser presidenta del Gobierno, sólo a forrarse en un reality; el problema es que uno de los marrulleros del debate tendrá en sus manos los designios de este país a partir del lunes. El objetivo que perseguían los candidatos era atraer el voto de alguno de esos millones de españoles que, según las empresas que elaboran las encuestas, no tienen decidido su sufragio. Me queda la duda sobre si lo habrán conseguido o si, por el contrario, habrá aumentado la nómina de indecisos después de ver el nivel mostrado por los cuatro cabezas de cartel.
Nunca había encontrado la razón de ser de una jornada de reflexión. Sólo sirven para ver a los aspirantes haciendo de ciudadanos de a pie: jugando con los hijos en el parque, disfrutando de una charla con los amigos o haciendo deporte. La de este sábado puede ser la jornada más reflexiva de nuestra democracia. Hay tanta incertidumbre sobre lo que pueda ser de España cuando mañana se cuenten los votos que muchos electores van a tener que dedicar unos minutos a pensar su decisión. Comparto con un tertuliano sociólogo que llevamos semanas viviendo en una ficción, que nada está escrito a pesar de lo que dicen las encuestas y que las redes y las nuevas tecnologías están cambiando tantos hábitos y conductas que predecir un resultado electoral ha pasado a ser trabajo de videntes.