La provincia gana 2.800 electores respecto a la cita de 1977

Nuria Zaragoza
-
La provincia gana 2.800 electores respecto a la cita de 1977 - Foto: [Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez];

El electorado que vive en España baja mientras el voto ausente se multiplica por seis desde los años 90

Han pasado 42 años desde aquel 15 de junio de 1977 en que se celebraron las primeras elecciones a Cortes Generales de la vigente democracia española. Tras esas elecciones constituyentes, y tras la aprobación de la Constitución, en España se han celebrado otras doce citas electorales generales. Las últimas, el pasado 26 de junio de 2016, las  únicas  convocadas por la imposibilidad de investir a un presidente de Gobierno tras las elecciones anteriores del 20 de diciembre de 2015. 
Este domingo, los españoles estamos llamados de nuevo a las urnas. Según los datos oficiales facilitados por la Subdelegación del Gobierno de Soria, podrán ejercer su derecho a voto 76.856 sorianos. Son todos aquellos que estaban incluidos en el censo electoral el día 1 de febrero, dos meses antes de la fecha de la convocatoria, como marca la Ley electoral (Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, LOREG). En España el censo electoral está compuesto por el censo de españoles residentes en España (CER) y por el censo de los electores residentes-ausentes que viven  en  el  extranjero  (CERA),  sin  que  ningún  español  pueda  figurar  inscrito  simultáneamente  en  ambos. De estos 76.856, 69.997 son residentes en España y 6.859 ausentes.
Pero, ¿cómo ha cambiado el votante desde aquella primera cita? El análisis histórico agregado muestra que en las casi cuatro décadas transcurridas desde que  en  1977  se  celebraron  las  primeras  elecciones  a  Cortes,  los  españoles  convocados  a  las  urnas han aumentado en un 55%, al pasar de 23,6 millones de electores en 1977 a 36,5 millones en 2016.
En Soria, los datos históricos evidencian una tendencia bien distinta. Si bien es cierto que hay un incremento de unos 2.800 electores respecto de las primeras elecciones de 1977 (cuando estaban llamados a votar 73.992 ciudadanos en Soria), lo cierto es que ese aumento del electorado soriano (del 3,7%) queda lejos de la media nacional. 
Los datos, por tanto, hay que analizarlos con cierta cautela. Porque además fue en la siguiente cita electoral, las generales de 1979, cuando se anotó la cifra más alta de electores en Soria, 81.764 personas. Desde entonces -pero especialmente desde la década del 2000- la cifra ha ido cayendo progresivamente (con la excepción de 1986, cuando hubo 81.511 sorianos llamados a votar). Y, por tanto, si tomamos esa cifra como referencia, la caída del electorado es notable en Soria, en contra de lo que ocurre a nivel nacional.  
más en el extranjero. Hay menos electores sorianos en general, pero hay un dato que llama la atención. El CER desciende progresivamente mientras que el CERA no deja de aumentar, lo que evidencia que cada vez son más los sorianos que viven en el extranjero. Cabe recordar que la Constitución española, cuando regula el Congreso de los Diputados, establece que «la ley reconocerá y el Estado facilitará el ejercicio del derecho de sufragio a los españoles que se encuentren fuera del territorio de España». Posteriormente, fue la LOREG la que estableció los mecanismos para hacer posible que los españoles que residen de forma permanente en el extranjero pudieran votar en los procesos electorales que se celebran en España. Por tanto, es a partir de 1985 cuando se disponen de datos históricos de integrantes en CERA. 
En Soria, en las elecciones del 3 de marzo de 1996 había 1.174 sorianos incluidos en el CERA. En estas elecciones son 6.859, por lo que casi se han multiplicado por seis los sorianos ausentes. En la contra, los votantes residentes en Soria no dejan de descender. En concreto, desde 1996  se han perdido más de 8.400 votantes (más de un 10%). Solo en el último año el CER pierde 426 electores y el CERA gana 488 personas.