Residencias: Ovación para una gran familia

EDS
-

'El Día de Soria' se acerca a usuarios y trabajadores de las residencias

Residencias: Ovación para una gran familia

Decía Alberto Jodra, coordinador de terreno de Médicos Sin Fronteras en Castilla y León, que «las residencias merecen aplausos». Fue la frase elegida hace unos días, cuando la ONG se retiraba de Soria, para titular su testimonio. Esta misma semana, la tesorera de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, María Isabel Galvá, pone de manifiesto el comportamiento «ejemplar» de nuestros mayores en la crisis de la COVID-19, que se ha cebado especialmente con este sector de la población. Y en las mismas páginas [4 y 5] la profesora de sociología del Campus Duques de Soria, Carolina Hamodi, destaca, entre otras cosas, la sobrecarga asumida por el personal de las residencias, en su mayoría femenino. Son algunas reflexiones de las decenas que se han recopilado en casi dos meses en torno a este colectivo y a estos centros.
Sobre las residencias de mayores han corrido ríos de tinta, han estado y estarán por mucho tiempo en el foco informativo que arrastra esta pandemia mundial. Lamentablemente, más para mal que para bien.
reconocimiento. Por ello, El Día de Soria quiere tener un gesto amable con estos espacios de convivencia y cuidado, con sus protagonistas: usuarios y trabajadores. Ellos, como una piña, han capeado el temporal como mejor han podido. Han afrontado los peores momentos, los más duros y los más tristes. Han asumido las consecuencias del virus más famoso del planeta, aunque aún tan desconocido.
Residencias: Ovación para una gran familiaResidencias: Ovación para una gran familiaSoria cuenta con 37 centros residenciales (tres de gestión pública), en los que viven más de 2.000 personas. Los residentes y sus cuidadores conforman un núcleo humano compacto que, en estos tiempos difíciles, se ha convertido en una gran familia. Sin fisuras. Con fortaleza. Con arrestos para ganar la batalla. Otra más para esos mayores que han vivido tanto, bueno y malo. Que siempre lo han dado todo. Y lo vuelven a hacer.
Nos hubiera gustado publicar una foto de grupo de cada centro. Ni el momento lo permite, ni las circunstancias lo aconsejan. Pero contamos con una representación gráfica de cinco residencias sorianas: Fuente del Rey (Soria); San Blas (San Leonardo de Yagüe);  Sagrada Familia (Arcos de Jalón); Virgen de Olmacedo (Ólvega); y Virgen de la Peña (San Pedro Manrique). Con o sin positivos en coronavirus (en este reportaje este aspecto lo hemos aparcado), la convivencia, las rutinas, las formas de actuar han cambiado radicalmente en estas semanas en las residencias sorianas. Ya se han adaptado a una ‘nueva normalidad’ (otra expresión que se ha puesto de moda) y seguirán evolucionando, poco a poco, para recuperar aquellas costumbres que, no hace tanto, llenaban sus vidas. Como ver y tocar a sus hijos, nietos, biznietos, sobrinos, amigos..., tenerlos cara a cara, sin pantalla de por medio. Todo llegará. #UnDiaMenos. 
El grupo Latorre cuenta con ocho residencias en la provincia, tres en la capital y el resto repartidas por la geografía provincial. En estas páginas, aparecen algunas fotografías de Fuente del Rey. «Lo primero que hubo que hacer fue asistir a cada uno en sus habitaciones, recuerda Eugenio Latorre, representante del grupo empresarial. Y, por supuesto, la prohibición de visitas, uno de los aspectos que más influye en la vida de los usuarios. Las videollamadas, todo un descubrimiento para la mayor parte de los ancianos que viven en estos centros, han acortado las distancias con los suyos y, a unos y otros, les han concedido un alivio en esta coyuntura tan compleja. «Muchos han descubierto las tecnologías. Al principio, se asombraban de ver a sus hijos en una pantalla. Ha habido muchos momentos en los que ha sido inevitable no emocionarse», asegura.
Residencias: Ovación para una gran familiaResidencias: Ovación para una gran familiaA medida que transcurrían los días, las semanas, las actividades asistenciales y lúdicas se han ido acoplando a la exigencia de protección sanitaria del momento y el lugar. «Los trabajadores se han entregado en cuerpo y alma. A pesar de todo lo que ha pasado, de la angustia, ha habido momentos bonitos. Nosotros hemos sido su familia. Muchos han pasado miedo, lo veías en sus ojos. Pero hasta los más indomables han asumido las nuevas normas», cuenta.
Por su parte, Mónica Gisbert dirige la residencia Sagrada Familia (gestionada por Clece Vitam) en Arcos de Jalón. Es uno de los centros más grandes de la provincia, con 121 usuarios y 54 trabajadores. Las dimensiones y las características del propio edificio, con un jardín interior, han permitido cierto alivio en la movilidad de los residentes. Como en todos los centros, ha habido que reinventarse para salvar el tedio. «Fue divertido el bingo que hicimos por megafonía, mientras ellos tachaban los números desde su habitación. Al principio, también cantaban y bailaban en la puerta de sus habitaciones Resistiré. Y las videollamadas han sido muy importantes, al principio desde nuestros móviles, luego ya llegaron las tablets», recuerda. Las sesiones de fisioterapia, por ejemplo, han sido individuales y esta semana ya se reunirán pequeños grupos, para guardar las distancias, en cada una de las cuatro salas que hay por planta.
En la otra punta de la provincia, en San Leonardo de Yagüe, está la residencia San Blas, con 46 mayores y una veintena de empleados. Eugenia Broseta, su directora, cuenta que estos días están inmersos en una actividad de cara al Día de la Madre. En el álbum de fotos, aquellos que aparecen en sus manos con un cartel con un nombre, es el de sus respectivas madres. Y los que portan una rosa y un libro en la mano también son de este centro, aunque esas imágenes corresponden al 23 de abril. «Poco a poco adaptamos las rutinas. Pasan casi todo el día en sus habitaciones», señala. Así que no queda más remedio que echarle imaginación.
En la comarca del Moncayo, una de las zonas de la provincia con menos incidencia de la COVID-19, se encuentra la residencia Virgen de Olmacedo (Senior Servicios Integrales, filial de Clece), en Ólvega. Este centro cuenta con 38 residentes y 13 trabajadores. María Pol Rodríguez, directora de la instalación, pone el acento en que todos dieron negativo en los test, pero no se trata «solo de ponerlos a salvo» de la enfermedad. «Hay que atenderles psicológicamente. Si es complicado para nosotros, para ellos más», destaca. Salen a pasear por turnos, guardando las distancias, pero la mayor parte del tiempo lo pasan en sus cuartos. Por eso, se les ha provisto de radios y televisores para que el confinamiento sea más llevadero.
Es importante verse con buen aspecto, aunque no reciban visitas ni salgan al exterior. Así que las trabajadoras se han volcado en sesiones de estética, con especial cuidado en el arreglo del pelo, así como la manicura y también algo de maquillaje. «No solo es importante la higiene, hace mucho que se vean bien».
La ‘laborterapia’ para no perder destrezas en costura y ganchillo, el servicio de biblioteca en sus cuartos, viajes virtuales en las mismas tabletas en las que se comunican con sus familias, ejercicios de estimulación cognitiva, los viernes toca aplaudir y cantar en el pasillo... La actividad no para, tampoco, en esta residencia.


Más fotos:

Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia
Residencias: Ovación para una gran familia