LA COLUMNA

Luis del Val

Periodista y escritor


A pensionazo limpio

Todavía recuerdo aquellos tiempos, no tan lejanos, cuando el PP y el PSOE se echaban en cara mutuamente el cadáver de un policía, de un funcionario civil o de un militar, mientras la sangre de la víctima estaba todavía fresca. Aquella trifulca era tan grosera, tan pútrida y tan vergonzosa, que alguien se debió dar cuenta de que estaban cayendo en la autodenigración y establecieron un pacto. Luego, con más o menos disimulo, llegó el concurso nacional sobre "¿Quién Quiere Más a las Víctimas?", y aquello parecía una carrera de sacos, un espectáculo patético, donde los profesionales de los votos daban saltos a ver quién era el primero en acercarse a la viuda o al huérfano. 
Pasan los años, pero ni el cinismo, ni la demagogia descienden de sus cotas en los partidos políticos. Ahora, han metido en el tablero las pensiones, unas pensiones que peligran, a poco que crezca el desempleo, porque son insostenibles. ¿Un gobierno español podría pagar a cada pensionista 5.000 euros mensuales? Sí, claro. Durante un año y medio. A partir de ahí, ni 5.000, ni 100 euros al mes, porque no habría dinero. Lo saben, pero mienten con esa cara de trileros que se les pone a todos en periodo electoral, con esa insolencia de la que sólo son capaces los embusteros cum laude. 
Como no se retrase la edad de jubilación, y como no crezca la economía y se rebaje el insostenible gasto en Sanidad y Farmacia con un copago, esto se va a la mierda. Lo afirmo yo, porque no necesito su voto, y puedo manifestar la verdad. Pero si hay españoles que van a votar creyendo que unos las quieren subir y otros las quieren bajar, pues que lo hagan por esos motivos, porque vivimos en un país libre y los gilipollas tienen tanto derecho al voto, como lo tienen a ser candidatos los que discuten a pensionazo limpio, creyendo que todos los españoles somos gilipollas. 



Las más vistas

Carta del Director

Compromiso con Soria

Creemos que esta provincia necesita de profesionales de la información que den fe, con rigor y honestidad, de sus logros y demandas. El denominador común de los galardonados en los Premios Promecal es su apuesta por Soria