Las mujeres paran

SPC
-
Las mujeres paran - Foto: REAS

Con el fin de reclamar las mismas oportunidades y derechos entre ambos sexos, las féminas están llamadas hoy en toda España a la movilización para dar continuidad a la protesta masiva de 2018

Alzando la voz al unísono, en un grito unánime en pro de la igualdad real de oportunidades y derechos, todas las mujeres de España están llamadas a participar hoy en la huelga feminista y a marchar por las ciudades del país para denunciar las diferencias y violencias que aún padecen, una convocatoria con la que el movimiento feminista aspira a demostrar que si ellas paran, «se para el mundo». Más de 1.000 motivos alegan tener para salir de nuevo a las calles, tras el éxito de las movilizaciones de 2018, porque además de que la equiparación siendo una quimera, esta situación ha sido reiteradamente cuestionada por el neomachismo y la extrema derecha.
El movimiento feminista ha convocado una huelga general contra la violencia y la desigualdad que sufren las mujeres en todos los ámbitos, una iniciativa cimentada en cuatro ejes: laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo.
A instancias de la Comisión 8-M (organizadora de la cita), varios sindicatos de ámbito estatal (CNT, CGT, Solidaridad Obrera y Confederación Intersindical) han llamado legalmente a la huelga general de 24 horas. Además, CCOO y UGT han convocado paros de dos horas por turno, de 12,00 a 14,00 horas o de 16,00 a 18,00 horas y las dos primeras horas del turno para los de noche.
Son numerosas las acciones con las que las mujeres reivindicarán sus derechos por todo el territorio español. Así, la Comisión 8-M detalla manifestaciones en 65 ciudades, pero solo en la Comunidad de Madrid habrá 75 marchas. La principal será la que tendrá lugar en la capital, que partirá a las 19,00 horas de Atocha y desembocará en la Plaza de España pasadas las 21,00 horas bajo el lema «Somos imparables, ¡feministas siempre!».
Los impulsores de la jornada «llaman a participar en la protesta como expresión de las reivindicaciones del movimiento feminista de base, sin protagonismos ni instrumentalizaciones partidistas». Y es que, el 8-M se celebra este año en plena precampaña electoral, lo que ha llevado al intento de todas las fuerzas políticas de tratar de instrumentalizar una movilización que el movimiento feminista se resiste a politizar. En este contexto, los distintos partidos ya han avanzado si participarán o no en las marchas y, de hacerlo, qué líderes acudirán.