Un 12% de los MUP no está regulado como coto micológico

Ana I. Pérez Marina
-

La Junta tramita la solicitud un nuevo coto, el de Quinto La Mata en El Royo. Con este serán cinco

Un 12% de los MUP no está regulado como coto micológico - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Aunque el arranque de la campaña micológica ya no coincide oficialmente, al menos en lo que a licencias se refiere, con el inicio del otoño, adentrados ya en septiembre los aficionados a recolectar  setas y hongos y, en particular, aquellos para los que supone una fuente de ingresos miran al cielo y a los modelos meteorológicos a corto y medio plazo con la esperanza de que las cotizadas precipitaciones lleguen en la época y la cantidad adecuadas para que en unas semanas sea posible salir al campo cesta en mano. En menos de un mes se cumplen dos años del Decreto Micológico de la Junta de Castilla y León  y desde entonces en la provincia de Soria ya se han formalizado cuatro acotados en Montes de Utilidad Pública (MUP) que suman 176.616,97 hectáreas, lo que supone que solamente el 11,95% de los montes públicos no disponen de regulación. «Son montes pequeños, aislados, en ayuntamientos que no hacen masa con otros, y no les interesa porque cuesta más la señalización y el control que lo que es regularlos en sí. La mayoría de los montes públicos están reguladas sea en un coto o en otro, que es lo que realmente importante», sostiene el jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta, José Antonio Lucas.
Entre los cotos SO-50002 y SO-50003, Montes de Soria y los de titularidad autonómica suman 151.638 hectáreas (122.600 son de los 70 propietarios de Montes de Soria y 29.038, de la Junta). Además, el primer coto micológico que se constituyó, Pinares de Urbión (SO-50001), compuesto por Covaleda, Duruelo de la Sierra, Montenegro de Cameros, Vinuesa, Salduero y Molinos de Duero,  abarca 22.567 hectáreas. Y el último que se registró en la provincia fue el acotado micológico de La Póveda, con 2.168 hectáreas.
el quinto. Tal y como explica Lucas, se ha solicitado otro acotado, en este caso de «a nivel de monte particular», que es El Quinto La Mata, en el término municipal de El Royo, con una superficie de 264 hectáreas. «Se está tramitando y ya va muy avanzado. Posiblemente, en una o dos semanas ya esté constituido», indica.
En este sentido, el responsable de Medio Ambiente recuerda que los permisos micológicos que se obtienen para los cotos 50002 y 50003, sirven para ambos. Son los que se expiden a través de la plataforma Micocyl y en los puntos de venta autorizados.
También alude a casos puntuales en determinados municipios en los que conviven más de un sistema de regulación. Por ejemplo, el monte número 192 de Vinuesa (2.993,96 hectáreas) forma parte del acotado Pinares de Urbión, mientras que Santa Inés y Verdugal, «con unas 9.000 hectáreas), están en Montes de Soria. O en La Póveda «se da el caso en el término confluyen los tres acotados», Montes de Soria, el de la Junta y el promovido por el Ayuntamiento.
permiso anual. El director técnico de la Asociación Montes de Soria, José Antonio Vega, avanza que desde que arrancó el año [datos del 1 de enero al 10 de septiembre] se han expedido 3.822 permisos micológicos para los acotados SO-50002 y SO-50003. En el caso del primero, Montes de Soria, han sido 3.765, de los cuales 1.879 se han adquirido vía internet a través de la plataforma de Micocyl y el resto en los puntos de expedición, ayuntamientos y locales autorizados. En cuanto a los montes de la Junta de Castilla y León, se han registrado 57 permisos, todos por recolectores foráneos y de carácter recreativo. Vega reitera, como apuntaba con anterioridad José Antonio Lucas, que estos permisos sirven para los dos cotos.
Asimismo, de la totalidad de las licencias, 3.081 son de carácter recreativo; 684, comerciales, en el caso de Montes de Soria. Y, además, 1.594 los han comprado empadronados; 852, vinculados los municipios que forman parte del acotado; 22 son provinciales, es decir, de vecinos de otras localidades que no están en Montes de Soria; y 1.297 son foráneos.
«Se han notado dos fases  de repunte desde enero. En primavera, porque hubo algo de producción, y hay un pequeño repunte al final del verano en permisos vinculados, de aquellos que los compran en los ayuntamientos antes de volver a sus ciudades de origen. Y donde más se nota es en plena campaña de otoño», señala José Antonio Vega.
en la póveda. Alrededor de 60 permisos se han vendido en el acotado SO-50004, del Ayuntamiento de La Póveda, con una extensión de 2.168 hectáreas. El alcalde, Rubén del Río, señala que la mayoría han sido para empadronados o vinculados. «En la primera parte del año se han superado con creces los ingresos que recibíamos [en Montes de Soria]. Se trata de favorecer a los vecinos del pueblo», subraya. 
Así las cosas, los empadronados en La Póveda pagan una tarifa anual de 40 euros en las licencias de tipo recreativo (cinco kilos diarios como máximo), lo mismo que  si el permiso es comercial (30 kilos como tope al día), mientras que los vinculados tienen que aportar 80 euros para los dos tipos de licencia. En el caso de los forasteros, un permiso para dos días consecutivos de tipo recreativo tiene un coste de 20 euros, y si es comercial la tarifa se eleva a los 400 euros.
urbión. El coto Pinares de Urbión (Covaleda, Duruelo de la Sierra, Molinos de Duero, Vinuesa,  Salduero y Montenegro de Cameros ) está a expensas de la luz verde de la Junta de Castilla y León para el aprovechamiento micológico de las  22.567 hectáreas para esta temporada, que será de tránsito, hasta el 31 de diciembre. Y es que, hasta ahora, recuerda el alcalde de Salduero, Guillermo Abad, arrancaba el 1 de agosto y se prolongaba hasta el 31 de julio del año siguiente, pero la intención es hacerlo coincidir, como ya lo tienen establecido el resto de cotos, con el año natural. Las tarifas de las licencias, no obstante, no variarán, ya que se entiende que la campaña «fuerte» es la de otoño. En unos días, ya se podrán comprar las licencias en cotosdesetas.es y en los puntos de venta autorizados.