Frente común contra la intolerancia

Ana Pilar Latorre
-
Frente común contra la intolerancia

El Ayuntamiento, junto a distintas asociaciones, prepara un plan preventivo y didáctico para evitar conductas y discursos de odio hacia determinados colectivos

La ciudad de Soria se sumará a otras que ya cuentan con planes municipales contra la intolerancia, la discriminación y los delitos de odio. En ello etán trabajando la Concejalía de Acción Social, con Ana Alegre al frente, y varias asociaciones sorianas, entre las que se encuentra Recuerdo y Dignidad, impulsora de esta iniciativa.
En las últimas semanas se han celebrado dos encuentros para avanzar en el plan, que se ha considerado necesario para poder aplicarlo en la ciudad de Soria. Como resultado, se ha creado una coordinadora, con representantes de cada una de las asociaciones participantes, que tiene como misión principal apoyar la puesta en marcha, realizar un seguimiento y aportar propuestas. Al tiempo, la concejalía avanza para poder presentar en breve un pliego a los colectivos. Es pronto para hablar de actuaciones concretas, ya que el plan todavía se está gestando, pero sobre todo se incidirá en educación y prevención.
Ana Alegre explica que el nombre del plan todavía no se ha decidido y que más que ‘contra’ se pretende dar un mensaje más positivo sobre la conviencia y la interculturalidad, siempre con la idea de acabar con la discriminación por ideología, orientación sexual, país de nacimiento, diversidad funcional... Destaca el interés que ha despertado la iniciactiva y que se hayan sumado ONGs, asociaciones y organizaciones de distinto ámbito, ya que se ha invitado a colectivos que están representados en distintos consejos municipales (inmigración, mujer, sosiosanitario...). Para ella, es positivo que la coordinadora que se ha creado pueda participar en el análisis inicial y también en su desarrollo, para comprobar que se van cumpliendo los objetivos.
participativo. Alegre detalla que el plan requiere de un proceso administrativo, con tramitación y pliego, y la idea es sacarlo a contratación en cuanto se elabore. «La idea es bonita, a lo que se une que la coordinadora pueda estar pendiente de toda la elaboración», añade. Apunta a la necesidad del plan, por situaciones como la dificultad de alquilar pisos para determinados colectivos, como los inmigrantes; pero destaca que en la ciudad hay una gran cohesión social. Aún así, Alegre asegura que «hay que trabajar y educar. A veces el desconocimiento, el miedo y la falta de información llevan a la discriminación». El plan, añade, puede ser pionero por la forma en la que ha surgido, desde una moción presentada en pleno por un ataque terrorista contra un determinado colectivo.
Por su parte, Iván Aparicio, de Recuerdo y Dignidad, destaca el gran interés que ha despertado la iniciativa en asociaciones y organismos «tan diversos», como Aministía Interncional, CGT, CC.OO., colectivos de inmigrantes, LGTB y del tercer sector (diversidad funcional, discapacidad física y enfermedad mental). Apunta igualmente a la necesidad de un plan de estas características, que no se debe a que en Soria haya más delitos de odio que en otros lugares, porque es una ciudad tranquila. Hace referencia a las agresiones hace años a una mujer transexual y a las agresiones por parte de algunos aficionados de equipos de fútbol de Primera División en su visita a Soria, asegurando que «hay discursos de odio, pero como en otros lugares». 
Sobre todo, insiste, «es un plan preventivo» para trabajar en determinados aspectos ya que, por ejemplo, el Movimiento contra la Intolerancia ha detectado que «se estabilizan los delitos de odio, pero aumentan los discursos de odio» a nivel global y hacia distintos colectivos. «En unos años se ha ido a peor y ahora es el momento de actuar de cara a la prevención y con datos oficiales sobre estas conductas. Es necesario poder contar con un protocolo y diferenciar los delitos de odio... Hay mucho trabajo por hacer», apunta Iván Aparicio.
Es un plan municipal que se gestionará desde el Ayuntamiento, pero con una importante base social, ya que los colectivos participantes podrán realizar propuestas y un seguimiento, «sintiéndonos incluidos e integrados». La fase de prevención y educación es fundamental a través de un plan que llega de la mano de Recuerdo y Dignidad y el Movimiento contra la Intolerancia. En breve se presentará el pliego y en poco tiempo se podrán conocer actuaciones más concretas para evitar conductas de odio o intolerancia en Soria.