Decidir "entre todos"

Ana Pilar Latorre
-
Decidir "entre todos" - Foto: [Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez];

Aunque ya no es obligatorio para los municipios de menos de cien habitantes, pueblos como Taroda siguen apostando por esta fórmula participativa y tradicional

Los municipios con menor población de la provincia de Soria (menos de cien habitantes) todavía pueden optar por la fórmula de Concejo Abierto. Es un sistema de democracia directa, con su origen hace 1.000 años,  con un alcalde y una asamblea vecinal compuesta por los vecinos con derecho a voto. Las reformas de la legislación electoral y de régimen local permiten ahora a los ayuntamientos registrarse como tales y funcionar con tres concejales electos. Pero muchas corporaciones, por costumbre -o quizás también nostalgia- y apostando por una mayor participación, continúan optando por este sistema. 
En Soria hay Concejo Abierto en nueve municipios: Borjabad, Carrascosa de la Sierra, Escobosa de Almazán, Fuentecambrón, Gormaz, Hinojosa del Campo, Soliedra, Taroda y Villaseca de Arciel. En las elecciones locales de 2015 eligieron tres concejales pero después, solicitaron la constitución del Concejo Abierto.  
Esta semana El Día de Soria se acercó a Taroda, una población agraria de la zona de Almazán con 43 habitantes (padrón municipal del INE de 2018), frente a los 89 que tenía en1996, por lo que impera la resignación frente al fenómeno de la despoblación... La puesta en marcha de la autovía supuso un gran aliciente para los vecinos, que tienden hacia Almazán, a tan solo18 kilómetros. En el Ayuntamiento nos recibe el alcalde, Enrique Sancho García, y once de los vecinos que integran la asamblea: Guzmán Gómez, José Ángel de Francisco, José Luis García, Eduardo Gil, Juan Ángel González, José Luis Gómez, José Antonio Sancho, Jesús María González, Vicente Horna, Carmen Quinto y José Manuel Jiménez. La gran mayoría de ellos son agricultores, por lo que están bastante preocupados en estas fechas por la falta de lluvias y la evolución de los cultivos de cereal. Se encuentran en el salón en el que normalmente se celebran los plenos, pero comentan que tienen otros que también pueden usarse para este fin. El Ayuntamiento es un edificio nuevo, amplio y muy confortable, que cuenta además con un centro social que abre «todos los días del año» y al que acuden diariamente varios vecinos a echar la partida. En el balcón no puede faltar la bandera de Soria ¡Ya!, como en otros muchos de la provincia soriana.
ventajas. «Tras las últimas municipales en un principio se formó la corporación con tres concejales y, como la ley permite la opción de Concejo Abierto si se considera oportuno, pues así lo decidimos. Ya ha funcionado bien en legislaturas anteriores, porque todo el pueblo participa y es informado de los temas», detalla el primer edil. Los representantes de la asamblea -normalmente suelen ir una docena- nos explican que cada uno representa a un grupo de electores, sus familiares, ya que hay vecinos muy mayores, con más de 90 años que ya no acuden a la convocatoria vecinal.
 «El sistema está bien y cada uno da su opinión sobre lo que se puede hacer en el pueblo. Es decir, podemos plantear cosas entre todos y no solo entre tres», comenta José Ángel de Francisco. Para José Luis García y Eduardo Gil, «todo son ventajas». «Les hago venir una vez al mes de media y se suele convocar  con una semana de antelación a través de un bando, avisando también en el tablón de anuncios y si coincidimos unos con otros», comenta al alcalde. 
Uno de los vecinos apostilla que «antes se hacía con trompeta». Aunque todavía no tienen grupo de Whatsapp, no lo descartan, porque son partidarios de las nuevas tecnologías. Juan Ángel González comenta que, «como mucho, las reuniones suelen alargarse dos horas». Entre ellos, «los presupuestos anuales, que aprobamos hace un mes; las peticiones a Planes Provinciales de Diputación, con los que este año vamos a mejorar la red de abastecimiento, tal como acordamos entre todos; o a lo que destinamos el dinero que sobra, como arreglo de caminos y calles. Hace dos años cambiamos todo el alumbrado e instalamos tecnología LED», apunta el alcalde. 
Carmen Quinto, una de las mujeres de la asamblea vecinal, comenta que es murciana y afincada en Taroda desde hace muchos años, mostrando su aprecio por el pueblo. «Pueden acudir todos los vecinos empadronados a la asamblea y, de esta manera, proponer mejoras y plantear temas para despés poder decidir entre todos, ya que todos los votos cuentan», apunta Enrique Sancho. «Es muy fácil ser alcalde porque nunca solemos discutir. Se suelen proponer temas en ambos sentidos, pero siempre hay acuerdo entre todos y, sobre todo, hay que aceptar la mayoría, porque todo va por votaciones», añade. «En Almazán siempre dicen que en Taroda estamos muy bien avenidos», añade Carmen Quinto. Hay muy buen ambiente en el Concejo Abierto -se nota- algo que propicia el buen funcionamiento del concejo. 
tradición. «Taroda siempre ha sido Concejo Abierto», apuntan los vecinos por lo que recuerdan y les han comentado sus familias. «En los plenos importantes siempre se llamaba a la gente para que participara y recibiera información. «En uno de los salones más antiguos de la Casa Consistorial había una mesa más grande y una bancada de grandes dimensiones alrededor», añaden los integrantes de la asamblea. Sobre si conocen el origen del Concejo Abierto, alguno de los vecinos apunta a la época de Alfonso X El Sabio y a la Edad Media. Está en lo cierto. 
El de Concejo Abierto es un sistema que cuenta con detractores, por las mayores dificultades para llegar a acuerdos y la excesiva duración de las sesiones; y partidarios, por ser más participativo. Tanto en Castilla yLeón como en Soria el número de concejos se reduce, pero seguirán persistiendo. Seguro.