En busca de un WC en servicio

Ana I. Pérez Marina
-

Los hosteleros consideran que podrían instalarse más baños públicos sobre todo en el centro de la capital, también teniendo en cuenta que la ciudad gira en torno a la peatonalización

En busca de un WC en servicio - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

¿Dónde hay un baño público? Paseando por las márgenes del Duero, por el casco histórico de la ciudad o por el parque de la Dehesa durante un fin de semana o un puente es un pregunta relativamente frecuente de los turistas que visitan la capital soriana (más de 61.000 en 2018, según las consultas en los puntos de información).En teoría existen siete, algunos en funcionamiento en los periodos de más afluencia, otros, a priori, todo el año. Por empezar por estos últimos, se trata de los dos que están ubicados en la Alameda de Cervantes. Primer paso: comprobar que está libre; paso dos: introducir una moneda de 20 céntimos; paso 3, entrar. Ambos, según ha podido comprobar El Día de Soria esta misma semana, no siempre funcionan. En el ubicado junto al Kiosko de la Dehesa, introducida la moneda de 0,20 euros, se queda acumulada y no puede abrirse, mientras que en el que está situado en la parte superior del parque, ni si quiera es posible meter la moneda requerida.
El resto de los baños públicos se distribuyen en el parque de Santa Clara y en el paseo de San Saturio, aunque en estos dos casos permanecen abiertos unos seis meses al año, desde Semana Santa hasta que que finaliza el puente del Pilar.
Asimismo, en el centro de recepción de visitantes del Fielato, que gestiona la asociación Tierraquemada, también hay servicios públicos, que están a disposición de los usuarios en los horarios y días en los que permanece abierto este espacio de información y exposición. No obstante, en este mismo entorno, junto al Monasterio de San Juan de Duero (que recibe una media anual de más de 64.000 visitas) se encuentra el bar El Fielato, que está a punto de arrancar la temporada este mismo fin de semana. En este caso, explican desde el establecimiento, los servicios de la terraza permanecen siempre abiertos una vez que se cierra la oficina de turismo, por lo que son utilizados tanto por los clientes como por los turistas que están de paso. 
En otro punto de las márgenes del Duero, en el Soto Playa, también hay  baños públicos, de la misma forma que los del bar-restaurante, evidentemente, también son utilizados por los visitantes y paseantes de la zona.
Por otra parte, en el parque del Castillo se halla otra instalación de WC públicos, que está en uso en los meses de verano, coincidiendo con el funcionamiento de las piscinas de este emplazamiento, informan desde el Ayuntamiento de Soria.
«Estaría bien que se reforzarse con más servicios públicos, sobre todo en el centro de la ciudad. Si la ciudad gira en torno la peatonalización, para promover que la gente vaya a pie, está bien que tengan estos recursos para su comodidad», advierte el vocal de bares y restaurantes de la Asociación Soriana de Hostelería y Turismo (Asohtur), José Antonio Cedazo.
Considera que «va bien» que se instalen baños portátiles en fiestas, cuando se colapsan los servicios de los bares, pero también otros permanentes pensando, asimismo, en grupos de turistas que visitan Soria los fines de semana. Algunos usuarios entran a los bares y se sienten en la obligación de consumir para poder usar el servicio. «Evidentemente se puede entrar, tomar algo o no. Mucha gente por vergüenza entra directamente sin preguntar si puede usarlo. Y claro que lo puede utilizar todo el mundo», advierte Cedazo.
fiestas y eventos. También hay que tener en cuenta que, con motivo de fiestas y eventos que congregan a  un volumen considerable de personas, el Consistorio instala WC portátiles. Los más populares son los de las fiestas de San Juan, tanto en Valonsadero como en distintos puntos de la ciudad, y hace un par de años se implementó la cobertura con un camión con cinco cabinas para mujeres, tres para hombres y otros cinco urinarios para varones también en el monte, y diez lavabos. En este caso hay que pagar 0,50 euros.
Además, se colocan sanitarios portátiles en otros momentos del año como en la Nochevieja universitaria, conciertos o en el festival Enclave de Agua en el mes de julio que también se celebra en el entorno del Duero.