ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista. Editor de informativos de RTVCyL


Hacerse mayor

Albert Rivera se quedó muy lejos el pasado domingo de lograr su objetivo de superar a Pablo Casado. En el peor momento del Partido Popular, Ciudadanos no consiguió arrebatarle la primacía en el centro derecha. El resultado, sin embargo, permite a la formación naranja tener la llave de muchos ayuntamientos y de un puñado de comunidades autónomas, entre ellas Castilla y León. Las dudas, las contradicciones, los mensajes equívocos que hemos escuchado estos días a sus dirigentes, evidencian que ha llegado la hora de la madurez, la de tomar decisiones que van a acarrear consecuencias.

En este tiempo de entreguerras, exhaustos después de dos procesos electorales consecutivos, los periodistas rebuscamos entre declaraciones y recados en las redes sociales pistas que nos permitan descubrir a quién va a hacer presidente Francisco Igea. Una misión difícil porque en la misma respuesta el candidato de Ciudadanos es capaz de asegurar que ha llegado el fin de una era de gobiernos consecutivos del PP y reclamar a Tudanca que abjure del sanchismo y se oponga al indulto de los políticos independentistas. Condiciones que nada tienen que ver con los principales problemas de esta tierra, pero que pueden ser las excusas a las que se aferren los de Rivera para dejar al PSOE sin la presidencia de la Junta.

El tiempo vuela y los partidos no pueden prolongar las negociaciones que conformen gobiernos autonómicos y municipales. Llevamos demasiados meses en campaña y los problemas no se han difuminado entre las promesas de las últimas semanas. Los ciudadanos han hablado y aunque a algunos políticos no les guste lo que les han dicho no tienen más remedio que atender esas voces y ponerse a trabajar.


Las más vistas

Opinión

Verano a verano

Hemos vuelto a nuestros pueblos en este tórrido verano con nuestras canas, arrugas y el peso de los años que hace difícil a veces reconocernos y nos obliga a darnos cuenta de que la vida rural va evaporándose sin remedio