CRÓNICA POLÍTICA

Fermín Bocos

Periodista y escritor. Analista político


Instalados en la taifa

Ningún ministro hoy en funciones sabe por boca del presidente del Gobierno, también en funciones, si va a ser confirmado en el cargo. Los cortejos para la investidura y el ruido del rompecabezas de los pactos municipales y autonómicos están ocultando una tensión de vísperas ministeriales que en otras circunstancias ocuparía la portada de los periódicos. Y es tema capital porque el marco de la política española en los próximo cuatro años dependerá más de las capacidades de los miembros del Consejo de Ministros que no del color de los consistorios locales. 
Sánchez no tiene asegurada la investidura al cien por cien y ésa es una circunstancia que genera alguna dosis de incertidumbre. Es conocida la insistencia de Pablo Iglesias -uno de los grandes perdedores de las dos últimas elecciones- pidiendo, implorando, casi, alguna cartera ministerial. Vista la implosión a cámara lenta que se está produciendo en Podemos Iglesias parece convencido de que sería su salvación política. No todos en la formación morada piensan lo mismo pero no andan sobrados de coraje para hacerlo público. Sánchez ya ha dado a entender lo que piensa al respecto. Que cada uno asuma las circunstancias que se derivan del resultado de las elecciones. Pero Iglesias no parece darse por aludido, quizá porque la suya es la condición del naufrago que no atiende las indicaciones del socorrista. 
Veremos en qué queda la cosa visto que el PNV, socio de investidura con el que contaba Sánchez, ha puesto la mirada en el futuro  gobierno de Navarra. Emplazan al Partido Socialista de aquella comunidad a apoyar la lista de los nacionalistas dejando de lado al tripartido constitucionalista que fue la lista más votada. La política es eso: complicación, negociación y pactos... o si las cosas se ponen imposibles (véase lo que está a punto de pasar en Israel), repetición de las elecciones. 
No parece que vayamos a llegar tan lejos aunque en La Moncloa hay quien opina que el PSOE las volvería a ganar y con mejores resultados que el pasado 28 de abril. No parece que Sánchez esté por la repetición. Ha pasado ya por tantas pruebas de fuego a cara o cruz que se entiende que huya del vértigo que siempre apareja lo desconocido. Repetir comicios no le interesa a ningún partido, salvo, quizá a los separatistas. Al PP, no, desde luego. Casado todavía no se ha repuesto del susto; a Ciudadanos le podría costar muy caro dado la fase giróvaga en la que parece instalado; a Vox, menos aún a tenor de lo ocurrido en las últimas y al que menos de todos, a Podemos. Podría ser el hundimiento que les ronda. Unos y otros deberían pensar en el bien del país y no en sus pequeños intereses de taifa. Ya sé que es mucho pedir.



Las más vistas

Carta del Director

Compromiso con Soria

Creemos que esta provincia necesita de profesionales de la información que den fe, con rigor y honestidad, de sus logros y demandas. El denominador común de los galardonados en los Premios Promecal es su apuesta por Soria

Opinión

Belenes

Israel ha rodeado la ciudad de muros y controles militares; de modo que tuve que añadir alambradas, vallas y torres de vigilancia al paisaje inicial. Incluí unas decenas de soldados del Playmobil, tanques y ametralladoras rodeando el pesebre