Soria recupera el escudo más antiguo de la ciudad

Ical
-
Soria recupera el escudo más antiguo de la ciudad

En el noveno centenario de la fundación de Soria por Alfonso I el Batallador se ha realizado una nueva interpretación de este acontecimiento histórico

El noveno centenario de la fundación de Soria por Alfonso I El Batallador ha servido para ensalzar el hecho histórico de los inicios de existencia de la capital y para sacar a la luz el escudo “quizás” más antiguo de la ciudad que ha llegado hasta la actualidad, según el historiador, Ángel Almazán y el artesano Manuel Meijide.

El escudo en cuestión está fechado “por ahora” en el primer cuarto o tercio del siglo XVI y se ubica en la campana de la iglesia de La Mayor. Representa al rey como un jinete a caballo, en figura frontal, que porta una espada en la mano derecha.

El Ayuntamiento de Soria, coincidiendo con la efeméride, ha elaborado una medalla en bronce-que se entrega a los personajes ilustres que pasan por Soria- y broches con este nuevo escudo. El mismo se elaboró con un diseño original y atendiendo la fotografía que se tomó de dicha campana, lo cual entraño, además, cierta dificultad.

Manuel Meijide subrayó que la medalla se talló en una primera pieza en latón de manera artesanal y se utilizaron diversas técnicas, entre ellas, el segueteado y la soldadura. Una vez hecho el original de diez centímetros de diámetro se le hizo un molde para realiza la fundición en ‘zamak’ con un patinado de bronce antiguo.

Ángel Almazán señaló que la representación que se le ha dado ahora es “probablemente” la más fidedigna, ya que las demás ilustraciones o interpretaciones que se conocen varían en ciertas partes y elementos del sello original. Hace 40 años y tras tomar una fotografía los historiadores establecieron que el rey, que probablemente sea Alfonso VIII, estaba montado a caballo, sin embargo, y gracias a una nueva fotografía realizada a la campana con mayor nitidez y palo de ‘selfie’ se ha podido comprueba que el rey se encuentra de pie, que es como se representaba a los monarcas en aquella época.

Ángel Almazán afirmó, al respecto, que se ha realizado una nueva revisión de este escudo, y recalcó que, en dicha campana, hay otro escudo que por las fotos parciales que posee se ve que el emblema descansa sobre una pirámide escalonada de cuadrados con estrella y que de este escudo salen cuatro brazos formando una cruz también de cuadrados con estrella. “Sería muy interesante y probablemente se aclararían muchas cosas si volviéramos a subir a hacer otras fotos de este escudo desconocido, que, además, proporcionaría nuevos datos históricos, pues tal vez tenga alguna fecha u otra peculiaridad. El problema es que es difícil tomar la fotografía”, argumentó.

Soria conmemora este año el noveno centenario de su fundación y el próximo año celebrará el aniversario de su Fuero Breve. El Ayuntamiento de Soria organizó varios actos culturales con el fin de dar a conocer a la sociedad cómo fundó El Batallador la ciudad, ya que hasta entonces, y tal y como sostienen algunos historiadores, Soria estaba conformada por cuatro familias que vivían en torno al río Duero y se componía de una torre de vigilancia.

Los anales compostelanos indican, según el historiador, que en el año 119 el rey Alfonso el Batallador puebla Soria y un año después le otorga el fuero breve, del que se conoce muy poco, para que la población de Navarra y Aragón poblarán la nueva ciudad.

“El Batallador es el padre de Soria, sin él no existiría Soria o no como se concibe ahora. Crea una centro poblacional que para él en su geopolítica es fundamental de cara a sus enemigos castellanos y leoneses y el islam. Soria le sirve de escudo protector ante estos enemigos”, relata.

En este aspecto, recalcó que Alfonso I de Aragón constituyó un nuevo núcleo como hizo en Monreal de Ariza y Monreal del Campo y descartó hacerse con Garray, ya que Numancia se asentaba en un cerro más chato y estaba levantado en una ruina.

El rey aragonés insistió en numerosos escritos que esa población, Soria, es suya, y así le atribuyó un gran alfoz territorial y la convirtió en un núcleo administrativo y un lugar geoestratégico para defenderse después de los seguidores de Urraca y de Alfonso VI.

Ángel Almazán sostiene que a este rey “se le ha dejado de lado y se le ha marginado incluso en los libros de historia por ser aragonés”. El rey fue soberano de Soria desde 1119 hasta 1134.