Hasta Langa en autovía... en 2021

Nuria Zaragoza
-
La A-11 Santiuste - El Burgo de Osma se abrirá en un mes - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez. Eugenio Gutiérrez

La reciente apertura de dos tramos de la A-11 obliga a repasar cómo están el resto. Desde Subdelegación advierten ya que los tres tramos en obras se podrían retrasar un trimestre «previsiblemente» debido a las «posibles incidencias que puedan surgir»

El Ministerio de Fomento, a través de la Dirección General de Carreteras, ha licitado esta semana las obras del tramo de la Autovía del Duero (A-11) entre las localidades vallisoletanas de Olivares y Tudela de Duero por un montante que supera los 81 millones de euros y un plazo de 36 meses para realizar los trabajos.
Es un paso más en la interminable conexión del eje del Duero, un proyecto del que, en Soria, se lleva hablando desde hace ya más de 25 años. En 1993, cabe recordar, PPy PSOE incluyeron en sus programas el desdoblamiento de la N-122 o la conversión en autovía rápida.
Los dos partidos mayoritarios han tenido en sus manos el avance de las obras. El proyecto ha sido estudiado por seis ministros (Magdalena Álvarez lo inició y ha pasado por José Blanco, Ana Pastor, Rafael Catalá, Íñigo de la Serna y José Luis Ábalos) de diferente signo político. Y, sin embargo, todavía cinco de los ocho tramos sorianos de esta carretera siguen pendientes de ejecución, tres en obras y dos bloqueados. Y, de esos tres que están en ejecución, todo hace aventurar que habrá un nuevo retraso respecto de las previsiones que había marcadas, justificado en las «incidencias» durante la ejecución del contrato. Según reconocen ya desde la Subdelegación del Gobierno de Soria, los que estaban previstos para principios de 2020, se van a mediados; y los que se preveía abrir a finales de 2020, se irán «previsiblemente» a inicios de 2021. 
mallona-venta nueva, a 2021. La variante de El Burgo fue el primer tramo en ponerse en servicio en la provincia, hace ya 15 años. Tras este, los siguientes han llegado este año. Santiuste-Variante de El Burgo se puso en marcha en abril, y la semana pasada lo hizo La Mallona-Venta Nueva, tras una década de obras. 
La continuación de éste, entre Venta Nueva y el enlace de Santiuste, sigue en ejecución con un presupuesto de 76,2 millones y la previsión de ampliar la autovía en 16 kilómetros. Uno de los tramos más esperados, ya que incluye El Temeroso, estaba previsto para 2020, pero es posible que sea en 2021. Según indican desde la  Subdelegación del Gobierno en Soria, «de acuerdo con el programa de trabajo vigente, en la actualidad la terminación contractual prevista sería en el último trimestre de 2020, sin perjuicio de las posibles incidencias que puedan surgir durante la ejecución del contrato, que previsiblemente nos lleva al primer trimestre de 2021». 
La misma previsión y la misma explicación -con retraso incluido- se repite prácticamente para el resto de tramos en obras. En los 9,2 kilómetros en ejecución entre la variante de El Burgo de Osma y el enlace de San Esteban de Gormaz (oeste) «continúan las obras»y «de acuerdo con el programa de trabajo vigente, la terminación contractual prevista sería el último trimestre de 2020», si bien también aquí las incidencias podrían retrasar la apertura, lo que «previsiblemente nos lleva al primer trimestre de 2021», indican desde la Subdelegación soriana. Y casi idéntica (salvando las fechas) es la predicción para el tramo enlace San Esteban de Gormaz-Variante de Langa de Duero, de 12,8 kilómetros. En este caso, la terminación estaba prevista para «el primer trimestre de 2020» pero las incidencias nos podrían llevar «previsiblemente al segundo trimestre de 2020». 
Más se retrasa Langa-Aranda, un «tramo en suspenso desde febrero de 2016 por la rescisión del contrato con el adjudicatario (Corsán Corviam). El Ministerio de Fomento realizará la encomienda de gestión de INECO con el fin de redactar un nuevo proyecto que recoja la obra que falta por ejecutar, y poder volver a licitarla», indican desde Subdelegación.