El Museo del Prado llega a El Burgo de Osma

Sandra de Pablo
-

Las jornadas culturales del Ruiz Zorrilla celebran el bicentenario del Prado con una veintena de reproducciones elaboradas por los alumnos. Hacen de guías de sus compañeros por un centro reconvertido en galería de arte

El Museo del Prado llega a El Burgo de Osma

El Museo del Prado ha llegado hasta El Burgo de Osma de la mano del Colegio Público Manuel Ruiz Zorrilla que, para festejar el bicentenario de la pinacoteca madrileña, ha convertido sus pasillos en una auténtica galería de arte. Velázquez, Goya, Murillo o Sorolla cuelgan de sus paredes reinterpretados por sus alumnos y profesores.
Cada grupo del cole se ha encargado de reproducir una de las grandes obras del Prado, llevan meses trabajando en sus aulas para poder llegar a la exposición de esta semana. La técnica ha sido libre para estas particulares copias en las que han colaborado desde los niños de infantil con sólo tres años hasta los de sexto de primaria con doce aproximadamente. 
La muestra ocupa varios de los pasillos del módulo de quinto y sexto y, durante el fin de semana se trasladará hasta el Centro Cultural San Agustín, en la plaza Mayor burgense para que el público en general pueda disfrutar con la iniciativa. Los alumnos no sólo han reproducido grandes obras de la historia de arte sino que por parejas, los más mayores, se encargan de guiar al resto por la galería explicando las particularidades e historia de cada cuadro. 
Las Meninas, La Fragua de Vulcano, La Sagrada Familia del Pajarito, La Maja Vestida o los Niños en la playa entre muchas otras obras, creadas por y para niños en una iniciativa que estos días ha encandilado por igual a mayores y pequeños. Algo más de veinte cuadros que sirven también para que los alumnos puedan reforzar las enseñanzas de Ciencias Sociales impartidas en las últimas semanas y que hacen germinar en muchos el interés por los museos.
La idea de dedicar al bicentenario del Prado las jornadas culturales que se celebran estos días en el centro surgió poco después de Navidad, como cuenta el director, Jesús Ángel Pardo, «se encendió la chispa y decidimos enfocarlo por ahí». Aunque las jornadas están dedicadas a los niños, este año estarán especialmente abiertas a la sociedad ya que van a mostrar para el gran público lo que los alumnos han creado con sus profesores en una tarea dirigida. 
También se expone el trabajo de la empresa Los Fernández que, aunque domiciliada en Madrid, tiene vinculación con el colegio; ellos han llenado los pasillos de alfombras y colgado de sus muros tapices de una colección de Goya. Además de exponer, Los Fernández también están enseñando a los niños cómo se fabrica un tapiz o cómo se restauran las alfombras. La empresa ha desplazado estos días hasta el cole a uno de sus tintoreros que enseña a los niños cómo se tiñe la lana de la forma más tradicional, empleando incluso un puchero para mostrar todos los procesos necesarios para lograr en la hebra el color adecuado. Los Fernández es una empresa familiar fundada en 1901 dedicada inicialmente a la fabricación de alfombras que ha ido adaptando sus servicios a las necesidades del mercado potenciando a lo largo de los años la limpieza y restauración.

MERCADILLO SOLIDARIO Por segundo año consecutivo, las jornadas culturales  acogen un mercadillo solidario para recaudar fondos a favor de la asociación Juegaterapia que vela por los niños afectados por el cáncer. Son los alumnos de las tres líneas de tercero de primaria los que las semanas anteriores elaboran manualidades y donan juguetes o libros para poder vender estos días y sumar su granito de arena al bienestar de otros niños con peor salud. Además las jornadas culturales se han completado con otras actividades como excursiones al paraje de la Fuentona o una visita guiada por el propio pueblo. Los niños también han recorrido el centro de El Burgo de Osma en el autobús turístico local y visualizado películas que como Campeones ayudan a formar su conciencia social.