scorecardresearch

Valdelagua busca socios para fabricar cerveza en su ermita

Fernando Orte
-

El Ayuntamiento impulsa la creación de una Sociedad Limitada en la que dará cabida a vecinos y allegados para rehabilitar el templo y convertirlo en fábrica de cerveza artesana

imagen de archivo

En Valdelagua del Cerro no quieren que su ermita acabe hecha escombros, así que se han embarcado en una iniciativa peculiar. Quieren transformar ese antiguo templo y dedicarlo a la elaboración de cerveza. Decenas de particulares y el propio ayuntamiento se empeñan en esta causa. El proyecto implica a empadronados y personas allegadas al municipio, que van a poder comprar acciones por 200 euros. El capital inicial ascenderá a 120.0000 euros con los que, además de constituir la Sociedad Limitada, van a rehabilitar la ermita del siglo XVIII donde instalarán la futura fábrica de cerveza artesana. Un proyecto colaborativo que pretende ante todo luchar contra la despoblación y atraer nuevos vecinos.

La ermita estaba dedicada a San Roque y San Sebastián, ya desacralizada el Obispado la ha cedido al ayuntamiento durante un periodo de 99 años. Muy pronto recuperará otro tipo de culto: el de la cerveza.

De una sola nave y cabecera plana, se pretende rehabilitar para instalar una fábrica de cerveza artesana, que se elaborará con materia prima producida en parcelas próximas. "Algunas son propiedad del Ayuntamiento, otras cedidas, pero tenemos casi todo alrededor para poder cultivar el lúpulo, la cebada... La idea es que el cien por cien del producto esté sembrado en el pueblo", ha explicado Ruymán Domínguez, alcalde de Valdelagua del Cerro.

Valdelagua busca socios para fabricar cerveza en su ermitaValdelagua busca socios para fabricar cerveza en su ermita

Y para ello se va a constituir una Sociedad Limitada con un capital en el que el Ayuntamiento contará con un 20% y los vecinos y allegados podrán comprar acciones por 200 euros. Muchos ya han mostrado interés en comprar varias por familia.

Todo con un claro objetivo: Trabajar para revertir la despoblación, creando nuevas oportunidades que asienten población y atraigan nuevos vecinos.

Un proyecto que podría ser realidad dentro de un año que, si con el tiempo resultase fallido, habrá servido para salvar de la ruina un edificio con historia y destinarlo en el peor de los casos a salón social.