El 'lobby' joven que afianza la vocación empresarial

Ana I. Pérez Marina
-

Herederos de negocios familiares o precursores de nuevas firmas, todos comparten las mismas inquietudes y persiguen fomentar la cultura emprendedora y generar sinergias entre ellos

El 'lobby' joven que afianza la vocación empresarial - Foto: """""""Eugenio Gutierrez Martinez.

Son la cara del relevo empresarial en Soria. Muchos de ellos son herederos de firmas consolidadas, históricas, del tejido económico provincial y otros, sin embargo, son emprendedores que han partido de cero y se han hecho un hueco en las filas de la patronal soriana. Tienen entre 34 y 41 años y conforman la Junta Directiva de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Soria, constituida hace seis años  e integrada por 43 socios. Una generación que llega pisando fuerte, que ejemplifica la profunda transformación de los negocios, inevitable para mantenerse en un mercado globalizado definido por la revolución de las nuevas tecnologías. Y son un exponente de la apuesta por Soria. Defienden ese escenario que capea su propia crisis, la de la sangría poblacional que, irremediablemente, viene acompasada por la limitación de recursos e infraestructuras. Todos han tenido la oportunidad de desarrollarse profesionalmente fuera de las lindes provinciales, algunos barajaron no volver después de terminar su formación académica. Regresaron, bien para seguir con el negocio familiar, bien para confiar sus primeras inversiones en esta tierra que, de forma recurrente, se da por desahuciada. 
Jesús Mateo Larrubia (37 años) es el presidente de AJE Soria, aunque reitera que «presidentes somos todos, porque luchamos todos en la asociación, por los intereses de Soria y por los intereses de los empresarios menores de 41 años». Junto a sus primos, es la tercera generación de Mateo Grupo Concesionarios, dedicado a la automoción desde 1949.
Cada uno de ellos aporta en AJE Soria su «experiencia» en las empresas familiares o en negocios más recientes que han emprendido. «Tenemos un reto importante, sobre todo en la situación de desaceleración en la que nos encontramos. La experiencia de nuestros padres y nuestro propio empuje es una combinación perfecta para el éxito», advierte.
En su caso, se formó como auxiliar administrativo y durante dos años trabajó en una entidad financiera. En aquel momento se planteó marcharse a Estados Unidos, pero optó por quedarse en Soria. «Estoy contento con la decisión que tomé. Soria necesita a los jóvenes, a los jóvenes empresarios y emprendedores, para salir adelante. Si queremos que crezca, Soria crecerá», subraya.
Para Mateo la AJE es como un «lobby» de empresarios menores de 41 años, no es una asociación al uso en la que se paga una cuota y se recibe un servicio. «En AJE nos hemos conocido y hemos hecho diferentes negocios. Y tenemos las mismas inquietudes o muy parecidas», resume.
Por su parte, Jesús Izquierdo (41 años) ostenta la vicepresidencia y, al igual que Jesús Mateo, forma parte de una empresa «100% familiar», Cartonajes Izquierdo. La firma ya ha cumplido el medio siglo y él, junto a su primo, es la tercera generación al frente de la misma. «Mi trayectoria empieza en 2002, una vez termino mis estudios de Empresariales y Económicas. He pasado por diferentes departamentos desde abajo del todo, en producción, hasta ahora que soy director comercial», explica.
Más que un reto, para Jesús Izquierdo es una «obligación» mantener vivo el legado familiar, teniendo en cuenta que siempre tuvo claro que volvería para formar parte de Cartonajes Izquierdo. «Hay un refrán sobre las empresas familiares [al que también alude Jesús Mateo] que  dice que la primera generación las construye, la segunda las mantiene y la tercera la destruye. Confío en que no ocurra», bromea. De hecho, avanza que se han embarcado en una «aventura diferente», para abrirse a otros sectores, que «no tiene nada que ver con el embalaje».
Precisamente, cuando estos jóvenes empresarios afrontan estos proyectos a futuro, la asociación les sirve  de referencia a la hora de exponer las circunstancias que manejan en cada paso del camino. «En AJE muchos de los problemas ves que los tiene tu vecino y siempre se encuentran soluciones que, a veces, por ti mismo, no eres capaz de detectar. Se brindan apoyos. También hay muchos soportes por parte de FOES (Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas), empresarios con mucho bagaje que te prestan una ayuda que no tiene precio», asegura.
Para Nacho Benito, tesorero de AJE, gracias a la asociación los jóvenes empresarios «nos ponemos cara», que en la mayor parte de los casos es «la cara actualizada de empresas» sorianas de siempre. «Tenemos muchas problemáticas en común, como la despoblación y la financiación, y surgen ideas. Lo que funciona a uno sirve a otro. Y luego también surgen sinergias, porque hay veces que nos vamos a buscar productos fuera porque no conocemos lo que tenemos aquí», advierte.
Nacho Benito está al frente de Ensenia, una de las firmas de un grupo  vinculado a la familia cuyo nexo común es la formación, aunque los sectores que abarcan son muy distintos. «Somos la segunda generación. La parte buena es que tienes muchas puertas abiertas, un negocio asentado. Pero siempre hay que darle una vuelta para crecer, más en provincias como esta. Nosotros apostamos por diversificar, cada hermano se ha especializado en un área», aclara. Estudió ADE y completó tres másteres. «Siempre tuve claro que quería quedarme en Soria, mis hermanos también», puntualiza.
La estela profesional de Jesús Esteras es la del emprendedor que parte de cero. Tiene 34 años y es empresario desde hacer trece. Empezó con un negocio de informática (Netytec) y, posteriormente, lanzó Soria Noticias. También fue uno de los socios fundadores de AJE Soria, asociación de la que es secretario. «Soy emprendedor pero vengo de familia de empresarios, aunque mi actividad es diferente a la de ellos. Siempre he tenido su apoyo», asegura. 
cuota femenina. Laura López es una de las dos mujeres que forman parte de la Junta Directiva de AJE Soria. Tiene 37 años, estudió Económicas en Madrid y allí estuvo trabajando en una multinacional durante varios años, como auditora de cuentas. Hasta que dio el paso de volver a casa, a la asesoría familiar (Ábaco Consultores, Lorushe). «Estamos especializados en materia fiscal, contable, mercantil y laboral. Nuestro objetivo es llevar a nuestros clientes de la mano desde sus inicios a la reorganización empresarial cuando van creciendo, cuando tienen que buscar otras formas societarias para el desarrollo de su negocio», relata.
Admite que en su época de estudiante no tenía claro que su destino profesional fuera a ser Soria, pero después de ocho años en Deloitte como auditora, se planteó volver e impulsar la empresa paterna. «Mi marido también es de Soria, empresario» lo que, asimismo, fue determinante en su decisión. Laura López reconoce que se mueve en un contexto muy masculinizado, de «empresarios de toda la vida», pero asegura que no se ha sentido diferente por ser mujer. «El primer día te puede costar, pero después ya no ven si eres Laura o Pepito, ven a su asesor», comenta.
Laura Morón es la otra empresaria de la Junta Directiva de AJE. Con 36 años es la gerente de Autoescuela Morón, también empresa familiar con «más de 30 años» de tradición. «Estudié Empresariales y luego ADE. En principio, mi idea era haberme ido de Soria, pero vi la oportunidad de seguir en la empresa, en casa, y a día de hoy está funcionando bien», señala. Está habituada a moverse en el sector del transporte, que es «más masculino» que otros, pero asegura que no ha tenido problema por ello. Sin embargo, sí cree que cuesta más ser empresaria que empresario. «Tengo dos niños y es verdad que cuesta tenerlo todo organizado y eso en mis compañeros no lo veo tanto», aduce.
Sergio Aragonés es socio de su padre y su hermano en Gráficas Naserbe, con sede en Almazán. Tiene 41 años y ya acumula dos décadas como empresario. «Comenzamos en un localito con las máquinas que conocía mi padre. Empecé a introducir tecnología y nos hemos ido adaptando a los tiempos de las artes gráficas», cuenta. En su caso, la conciliación con la familia es «primordial», teniendo en cuenta que su madre también forma parte de la plantilla de trabajadores. «Las empresas familiares son muy luchadoras, al 100%» , destaca.
Jesús Ciria fue presidente de AJE Soria y preside en la actualidad la Federación de Asociaciones de Jóvenes Empresarios de Castilla y León, además de formar parte de la Ejecutiva nacional. Avícola Ciria, hostal Herradores, socio de Soria Noticias, de una productora de cine... el abanico de negocios liderado por este soriano es amplio. «Ser emprendedor en Soria cuesta mucho, porque casi todo lo tienes que vender fuera», argumenta, y también por la legislación de la Comunidad, «más dura» que en otras.