El juicio del procés afronta una semana de alto voltaje

SPC
-
El juicio del procés afronta una semana de alto voltaje - Foto: Emilio Naranjo

La sala conocerá mañana, día de San Jordi, los testimonios del vicepresidente catalán, Pere Aragonès, y de los consellers que dejaron el Govern dos meses antes de producirse el 1-O

Coincidiendo con la diada de San Jordi, el Supremo ha programado para mañana una jornada de alto voltaje político en el juicio a la cúpula del procés, con la testifical, entre otros, del vicepresidente catalán, Pere Aragonès, y de los consellers que dejaron el Govern dos meses antes del 1-O, Jordi Jané, Meritxell Ruiz y Jordi Baiget, además de la del exdirector de los Mossos Albert Batlle.
De esta forma, después de que el tribunal haya oído en las últimas sesiones a decenas de policías del 1-O, el juicio recobrará esta semana el pulso político, con la comparecencia de exconsellers y de los primeros representantes políticos convocados a instancias de las defensas.
La sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña descartó el pasado noviembre investigar a Aragonès, después de que la Fiscalía Superior de Cataluña afirmara que no veía suficientes indicios para imputarlo por la organización del 1-O, como había planteado el titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona.
El Supremo también oirá al exconseller de Interior Jordi Jané y a la extitular de Enseñanza Meritxell Ruiz. Jané, que siempre defendió que los Mossos debían cumplir y hacer cumplir la ley, fue sustituido por Joaquim Forn, que se enfrenta a una petición de 16 años por rebelión y que nada más tomar posesión del cargo garantizó que la Policía autonómica permitiría que el 1-O se pudiese votar con «libertad».
Ruiz, que había sustituido en la consellería a Irene Rigau -inhabilitada por el 9-N-, fue relevada por Clara Ponsatí, actualmente huida de la justicia española en Escocia.