Thomas Holt sella un vinilo lleno de arte

Bárbara Gimeno
-

Tras más de una década en España y a punto de presentar su primer disco, 'Night Flowers', el danés Thomas Holt reconoceque la naturaleza soriana le ha inspirado

Thomas Holt sella un vinilo lleno de arte - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez Eugenio Gutiérrez Mart

Hace 16 años que Thomas Holt aterrizó en la provincia y, desde entonces, no se ha movido de ella. Aunque originariamente su paso por España iba a ser algo transitorio, el destino quiso que hiciera de esta tierra, su casa: «Aquí hay buena vida, hay mucha naturaleza que, por los pocos que somos, no ha sido machacada como pasa en otros sitios», confiesa. «Disfruto de la gente, de la calma relativa que tienes aquí, con ese ritmo que nada tiene que ver con el de las grandes ciudades. Estoy muy a gusto». 

Nacido en Dinamarca en 1977, Thomas Holt siempre había tenido afición por la música, aunque nunca de forma profesional. Su creciente interés por aprender el oficio de luthier le llevó a dejar su puesto de funcionario en su país de origen. Comenzó a aprender y a formarse por su cuenta hasta que logró fabricar su primera guitarra. Disfrutó tanto del proceso que, con ella colgada a la espalda, cogió su moto y viajó hasta España, donde pasaría el año 2005 en Granada aprendiendo del maestro luthier Rolf Eichinger. Allí conocería a su actual expareja, una profesora que residía en Cidones y que llevaría al músico a descubrir la provincia, en la que vive desde entonces. 

PRIMER DISCO. Toda esta aventura fue, como cuenta, un soplo de aire fresco. Llegar a Soria supuso para él aparcar las labores de luthier para descubrir otras ramas artísticas, como el dibujo, la escultura o el diseño gráfico. Sin embargo, lo más relevante es que, durante todo este tiempo, Thomas Holt ha exprimido su faceta musical al máximo, lo que ha dado como fruto su primer disco, Night Flowers, que se encuentra a pocos días de ver la luz. Sus siete temas recuerdan a artistas como Mumford and Sons, Frank Turner y otros grupos enmarcados dentro del folk y el indie folk, aunque el compositor prefiere no cerrarse dentro de ningún género concreto. Respecto a su título, confiesa, «responde un poco a que las canciones son bastante personales, y se abren al público, como una flor, mostrando su vulnerabilidad y fragilidad». Explica, también, que es por la noche cuando vive sus momentos más creativos: «Escribir una canción para mi es una ventana que se abre y que se cierra, algo que viene y fluye. Night Flowers es algo que se abre en un entorno nocturno, frío…y que entonces se cierra otra vez, cuando la canción ya está acabada. Muchas de las canciones son de cuando llegué a Soria y otras son más recientes, pero sea como sea han estado muchos años en la oscuridad y ahora salen a la luz, se muestran a la gente como flores que se abren».  

Con sus temas busca transmitir honestidad, sinceridad y admite que, realmente, nunca sabe de qué tratan sus canciones hasta que están casi terminadas. Ese factor sorpresa, subraya, es lo que hace la canción interesante y la libra de la monotonía. Lo que sí tiene claro es que la provincia le ha inspirado y le inspira, a la hora de componer. Para él, su llegada a tierras sorianas le abrió los ojos y le ayudó a ver el mundo de otra forma, «si me hubiera ido a otro sitio, el resultado habría sido diferente». Night Flowers es, de hecho, un proyecto que ha sido posible gracias al talento soriano. Además de contar con la voz y la guitarra del danés, sus canciones están interpretadas por Juan Cruz Núñez al teclado, Pablo Llorente a la guitarra, Andrés Marher al chelo, Ángel Martínez al contrabajo y Pablo y Sergio Bárez a la batería y bajo respectivamente. Este sábado se presentará en el Palacio de la Audiencia, donde la interpretación de bajo y batería correrán a cargo de Ángel Martínez y Luis Guillermo. El concierto es especialmente importante para el artista, a quien tocar en teatros le resulta especial: «Me parecen sitios interesantes, espacios bonitos. Agradezco también pequeños bares, con su intimidad y cercanía pero el Palacio, aunque es más formal, te aporta una calma tremenda...uno puede estar sentado y concentrado, escuchando la música en todo su esplendor».

El disco verá la luz en formato vinilo con copia digital adjunta y, a buen seguro, no será el último: «Ahora estoy con mil ideas , pero  intentando frenar porque no es el mejor momento. Ha habido trabajo...estoy sorprendido del trabajo que lleva sacar un álbum, y pienso en la cantidad de álbumes que hay en el mundo y lo que cuesta sacarlos y uf...pero también es verdad, en este caso, que lo hemos hecho con mucho mimo, así que nos hemos complicado la vida un poco. La verdad es que espero que haya más en un futuro».