La Gerencia asegura que no cerrará camas en verano

Nuria Zaragoza
-
La Gerencia asegura que no cerrará camas en verano - Foto: [[[[[[[[[[[[[[[Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugeni

Las consultas tampoco se verían afectadas. Delgado admite que ahora el nivel de ocupación hospitalaria ronda 50% pero insiste en que es lo «normal» en este mes

La sanidad soriana se somete, como cada año, al examen estival. La población se multiplica en la provincia, especialmente en los pueblos, y, con ello, también los usuarios en centros sanitarios y hospitales. En la contra, las plantillas se debilitan con motivo de las vacaciones del personal. Como consecuencia, críticas de usuarios y de sindicatos. Los primeros, por los problemas y demoras en el servicio.Los segundos, por la presión laboral. Y ambos, por los recortes en algunas prestaciones sanitarias.
La Gerencia de Asistencia Sanitaria ha hecho cerca de 300 contratos «para cubrir las necesidades», asegura el gerente del Área de Salud, Enrique Delgado, quien admite que lo único que no ha sido posible reforzar es la plantilla médica  «porque no hay facultativos en paro». «Ahí sí que exige un esfuezo adicional y el que se queda tiene que asumir el trabajo del compañero», asume. La tesitura se repite un verano más, y comienzan las críticas, y las justificaciones. 
saste:27 camas cerradas. Esta semana, el Sindicato de Enfermería SATSE remitía un comunicado donde criticaba los «recortes de verano» en todos los servicios autonómicos de salud y anunciaba que «supondrán menos camas, menos servicios y menos enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas para atender a pacientes y ciudadanos». «En lugar de aprovecharse el verano para seguir trabajando en la reducción de las listas de espera, éstas se incrementarán aún más al paralizarse las consultas externas, las pruebas diagnósticas y las intervenciones quirúrgicas no urgentes», alertaban, denunciando el cierre de 452 camas en la región, de las que 27 estarían en Soria, en el Virgen del Mirón. 
El gerente niega la mayor. «Ni se cierran camas, ni consultas, ni quirófanos, ni tampoco la hospitalización», garantiza.  
al 50% de ocupación. Delgado reconoce que el nivel de ocupación hospitalaria al inicio de esta semana era «extremadamente bajo», del 50%. No obstante, avisa, «si miramos históricos, es relativamente normal ese dato los martes a escuela. Irá creciendo y la semana que viene se normalizará hasta lo que es habitual en julio, que es el 60%». Asume sin ningún tipo de tapujo que «de cada diez camas, cuatro están vacías, es cierto», pero insiste en que no es porque se haya procedido a un cierre programado, sino «porque no hay necesidad, sin más». «Están las mismas plantas abiertas, los mismos profesionales… pero no se ocupan las camas», reitera. 
La justificación hay que buscarla, a su juicio, en una cuestión demográfica y sanitaria, y no tanto en algo organizativo ni estructural. «La actividad sanitaria es como es. En los meses de invierno hay más ocupación hospitalaria, pero no solo en Soria, en todos los sitios. Eso es debido a que hay mucha población mayor y hay descompensaciones por el frío, por las infecciones respiratorias, por la gripe… y por eso los hospitales en los meses de invierno están llenos». En verano estas situaciones no se dan y, por tanto, «los hospitales están al 50-60% de su ocupación», añade.  Advierte además, «esto tiene que ser así porque, si nosotros tuviéramos ocupado al 100% ahora, en enero -cuando tenemos el pico de ingresos- no tendríamos camas suficientes para atender las necesidades». 
plantas sin climatizar. En cuanto al cierre de una planta en Soria denunciado por el sindicato de enfermería, Delgado lo niega y aclara dónde puede radicar, a su juicio, el «error de interpretación».  
Recuerda que «hace unos años»  en verano se procedía a «reunir a los pacientes y cerrar una planta (la quinta) en Santa Bárbara». Sin embargo, «se dejó de hacer» porque «no merecía la pena» y «para evitar precisamente este tipo de críticas». 
En cuanto al  Virgen del Mirón, «allí también hay un nivel de ocupación muy bajo (al 50-60%) en verano», pero allí se da además la problemática de que una zona del edificio no está climatizada. Por ello, explica Delgado, «lo que hacemos es ingresar a los pacientes en la planta de Geriatría, ya que allí tiene climatización, en lugar de ingresarlos en la planta de Medicina, donde no hay. Mientras haya una cama libre con aire acondicionado, no vamos a ingresar a los pacientes con estos calores en las plantas que tienen 30 grados», asegura, al tiempo que insiste en que «eso no significa ni que se cierre esa planta ni que se suprima ningún tipo de actividad. Esas camas están disponibles totalmente y, si fuera necesario, se ocuparían», sentencia.
Y en este sentido, hace un apunte más para apoyar sus explicaciones: «En Pediatría se podría decir lo mismo porque, afortunadamente, en muchas ocasiones no hay niños ingresados. Como no hay ingresos, entonces, ¿está cerrado? Eso es lo que tratan de decir, pero no es cierto. Obviamente sigue existiendo el servicio, aunque no haya ningún niño ingresado». «No está cerrada la planta, simplemente es que hay veces que no es necesario, porque la gente no lo necesita», sentencia, claramente molesto por el enfoque que se da a los datos de hospitalización en verano.  
El máximo responsable sanitario en Soria recuerda que fue el año pasado cuando se planteó, «en un plan de contingencia para las olas de calor», la climatizamos de una de las galerías del Virgen del Mirón y destaca que, gracias precisamente a esa intervención, «en esa planta la temperatura baja y en las habitaciones hay unas temperaturas razonables». «Eso permite ingresar pacientes en el Mirón en época de altas temperaturas, porque antes lo que hacíamos era traer a los pacientes a Santa Bárbara porque aquí hay aire acondionado en todas las habitaciones. Ahora ya no hace falta», concluye.