TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Un proyecto

El fútbol actual, el moderno, es inmediato, absurdo y efímero. Por eso palabras tan necesarias como «proyecto» suelen terminar sepultadas bajo toneladas de prisas y urgencias, de falsas necesidades, de cortoplacismo exagerado…

De repente, comparece Zubizarreta en medio de un apocalipsis (la salida de Guardiola) y anuncia que el técnico será Tito Vilanova. Y ese fútbol con prisas no entiende el nombramiento de un desconocido para un banquillo tan potente como el del Barcelona. Lo que ese puñetero fútbol no entiende es que hay algo llamado «continuidad», y que es un elemento imprescindible para que perviva ese proyecto. En la 12/13, la que Tito pudo completar antes de morir, logró que el Barça diera la vuelta a la Liga de los 100 puntos de Mourinho… e igualó el récord blanco. Convenció a Messi de que siguiera. Unió a un barcelonismo que amenazaba con romperse. Y todo lo logró porque Zubi y Rosell creyeron en que son las personas quienes hacen los proyectos y no puede ser lo uno sin lo otro; mejor dicho, no puedes hacer lo segundo si no cuentas con quienes le dan sentido.

A esta España futbolística de la velocidad absurda no le sienta bien que «un tal» Robert Moreno sea el nuevo seleccionador después de que Luis Enrique se haya despedido por carta del cargo. El muchacho, de apenas 41 años, no es solo un estudioso del deporte que ama, sino el tipo que le puso apellido al proyecto de la Federación después del tumultuoso proceso de Rusia'18 (con Lopetegui cesado y Hierro bebiéndose el mal trago). ¿Que los hay mejores? ¿Con más experiencia? ¿Mejor considerados? ¡Por supuesto! Pero pidiendo (exigiendo, como hacen algunos) a otro nos cargamos una idea establecida hacia la Eurocopa de 2020. Improvisar con un conocido o planificar con un advenedizo. Es lo segundo, sin duda.


Las más vistas

Opinión

El collar y el perro

Controlar el gasto del cheque bebé requiere tanto trabajo que, al final, puede costar más el collar que el perro

Opinión

De capitales y reinos

La cuestión principal es el desequilibrio territorial de Castilla y León, acrecentado por un centralismo que todo lo acapara y deja a las periferias con las migajas