TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Tractor

10/01/2020

Si lo recuerdan, el cadáver oficial del madridismo indignado (temporada 18/19) fue Toni Kroos. Era un año peligroso: la salida de Cristiano Ronaldo dejaba el camino expedito para las 'segadoras' que querían arrasar con todo, ver culpables por todos lados… y el alemán fue uno de los elegidos. «Tractor» fue la forma despectiva en que le bautizaron, un tipo acabado, lento, de movimientos torpes sobre el pasto que había perdido toda la frescura. Un lastre irrecuperable.

Un 'flashback' para adquirir cierta información: en verano de 2014, Alemania gana el Campeonato del Mundo y para muchos analistas, el joven Toni Kroos (24 años) es el mejor jugador del torneo. «Desequilibrante, inteligente en todas sus decisiones, rápido, versátil y dinámico: la gran figura en el 7-1 de semifinales ante Brasil», resumió ESPN. El Real Madrid pagó ese verano 25 millones al Bayern, uno de los mayores 'chollos' en la historia moderna del fútbol.

Recordado este punto, y siempre con la idea de que ha sido pieza fundamental en todos y cada uno de los títulos del Madrid reciente, cuatro Copas de Europa con el alemán en la batuta, matarlo fue una blasfemia y resucitarlo… cosa de Zidane. De repente, el «tractor», a sus 30 años, luce ágil y moderno como nunca. Goleador (desde la esquina, qué más da) y llegador incansable, tal vez lo único que necesitaba, pensó su entrenador, era dos «cosechadoras» de largo recorrido como Casemiro y Valverde, tipos que nunca pierden el sitio y son capaces de jugar dos partidos seguidos haciendo coberturas de ochenta metros cuando nadie tiene ni piernas ni pulmones. Sin las exigencias defensivas del pasado curso y aún con piernas, ese descomunal futbolista que nunca dejó de ser asoma de nuevo como el tipo que tiene todo el plano del césped en la cabeza.



Las más vistas

Opinión

La espinita

Da la sensación de que con el auge del turismo deportivo de los últimos años, se ha tirado la toalla en lo referente al turismo literario. Como si el uno y el otro fueran incompatibles