Audi apuesta por el gas

SPC
-

La casa alemana pone a la venta el A3 Sportback, A4 Avant y el A5 Sportback con un consumo muy reducido

Audi apuesta por el gas

SPC-Agencias
Audi ha puesto a la venta en el mercado español su nueva gama g-tron, que incluye los modelos A3 Sportback, A4 Avant y A5 Sportback, todos ellos impulsados por gas. 
Según informó la firma alemana en un comunicado, la gama g-tron ha recibido una actualización para garantizar más autonomía en los tres vehículos que oferta. 
Con el modo GNC activo, un Audi g-tron es capaz de recorrer hasta 500 kilómetros con un consumo muy reducido, entre 3,2 y 3,3 kg de GNC a los 100 km, y unas emisiones de CO2 entre un 25 y un 30% menores que un motor de gasolina. Por su parte, en el modo convencional de circulación donde actúan los depósitos de gas natural junto con el motor TFSI, la autonomía alcanza los 1.300 kilómetros.
Al igual que en los modelos anteriores, existen dos depósitos de polímero reforzado con fibra de vidrio (PRFV), polímero reforzado con fibra de carbono (PRFC) y poliamida. El depósito cilíndrico adicional está fabricado en acero. 
En total, los tres depósitos permiten alcanzar una capacidad de 17,3 kilogramos de gas natural comprimido (GNC). Según Audi, tan solo reducen el espacio para el equipaje de forma marginal: en el A3 Sportback g-tron, la capacidad del maletero es de 280 litros, mientras que en el A5 Sportback y el A4 Avant alcanza los 390 y 415 litros, respectivamente. 
 Por su parte, el depósito de gasolina tiene una capacidad de nueve litros en el A3 y de siete litros en los A4 Avant y A5 Sportback. 
 Además, el A3 llega equipado con un motor 1.5 litros TFSI con 131 cv, que sustituye al anterior de 1.4 TFSI. En el caso del A4 y del A5, el propulsor sigue siendo el 2.0 TFSI y 170 caballos de potencia. 
Las nuevas versiones de Audi cuentan con la etiqueta ECO de la DGT. El precio de partida para el A3 es de 30.920 euros. El A4 está disponible desde 43.820, mientras que el A5 parte de los 46.840 euros. 



Las más vistas

Opinión

La cacharrería

En vez de reconstruir el destrozo que heredó de su antecesora, Yolanda de Gregorio ha ido convirtiendo la sede de la calle Almazán en esa cacharrería en la que se han perdido los valores