Los corzos ocasionan más de un millar de siniestros al año

Nuria Zaragoza
-

La población de corzos se ha disparado. Los expertos aluden al control cinegético pero, también, a otras medidas complementarias y consensuadas

Los corzos más de un millar de siniestros al año - Foto: Alberto Rodrigo

La presencia de animales en la calzada se ha convertido en el enemigo  número uno de la seguridad vial en Soria. Se estima que, de cada diez accidentes que se registran en las carreteras de la provincia, siete están relacionados con la presencia de animales, en la mayoría de los casos especies cinegéticas. Las cifras no dejan lugar a dudas: desde 2016 se registra más de un millar de siniestros en Soria debido a la invasión de animales en la vía. Es el doble que hace una década. En lo que va de año (hasta el 31 de julio de 2019), suman ya 702 accidentes, es decir, 3,3 al día. De media, uno cada seis horas y media. 
Jabalíes, ciervos, zorros, perros... pero, sobre todo, corzos. Solo en lo que va de año esta especie cinegética ha ocasionado ya 572 accidentes. Es decir, de cada diez siniestros por animales, ocho son ocasionados por corzos. La superpoblación de la especie podría estar detrás de estas cifras, según aluden desde determinados sectores, pero hay que mirar más allá.
superpoblación. El presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, Santiago Iturmendi, explicó hace unos días a la agencia Ical que el incremento en los accidentes se debe a una superpoblación de jabalíes, corzos y ciervos, debido a unas condiciones favorables de cría y un sistema de caza insuficiente para el control de las especies. Además, también expuso como otro de los motivos la suspensión cautelar de la caza del lobo, y otras medidas judiciales que provocan una situación «indeseable». Otro de los factores que influye, según Iturmendi, es el incumplimiento de los planes de estudio de impacto medioambiental, que pretenden crear pasos elevados de fauna, porque se realizan en un número muy inferior al que se debería, o directamente no se realizan. El presidente puso de ejemplo países europeos como Alemania, donde sí que se están llevando a cabo esta medida posibilitando así que los animales puedan cruzar las carreteras o vías férreas de forma segura, y evitar accidentes.
También desde el Club Deportivo de Cazadores y Pescadores San Saturio de Soria llevan tiempo solicitando a la Junta que proteja al sector y aluden, entre otras cosas, a la «importancia de la caza» como «control de las poblaciones de animales que causan tantos accidentes en nuestras carreteras y daños en la agricultura». 
barreras, biondas... El Gobierno ha limitado la velocidad en los tramos más conflictivos (como la N-111 entre Lubia y Almazán), colocado biondas de protección, instalado barreras de olor, aumentado la señalización de peligro con balizas fotovoltaícas y situado prismas reflectores para alertar a los animales. Y a esto hay que sumar el carnet por puntos que, al limitar la velocidad, redujo el riesgo.
También la Junta ha actuado al respecto con el vallado de tramos, la reducción de velocidad en zonas de mayor presencia animal, o la construcción de pasos de fauna, así como colocando ‘repelente’. Y, sobre todo, con el control cinegético. Desde hace años viene aumentando progresivamente el número de capturas autorizadas. En lo que refiere al corzo, en la temporada 2004-2005 se capturaron 1.595 corzos, una década después, superaban ya los 5.000 (en 2016-2017 fueron 5.733). Esta temporada, desde el Servicio de Medio Ambiente se han facilitado 6.568 precintos de corzos. 
Los datos evidencian que son las hembras de corzo las que más accidentes provocan. La causa podría estar en que son menos susceptibles de cazar, porque no son trofeo. Por ello, se trabaja ta por abrir el centro de Quintanarejo para que se pueda comercializar esta carne y eso sirva de «aliciente», explica el jefe del servicio, José Antonio Lucas, quien, no obstante, advierte, «es un tema complejo y tenemos que estar todas las administraciones unidas para tomar las medidas adecuadas».