Victoria Lafora


¡Qué tragaderas!

Ignacio Aguado y José Manuel Villegas, artífices del pacto que va a dar en unos días la presidencias de la Comunidad de Madrid a Isabel Diaz Ayuso, del PP, hacen como que no leen las informaciones sobre las andanzas de su candidata en la etapa de Esperanza Aguirre. Ya se sabe que Ciudadanos toleró las exigencias de VOX en Andalucía porque era "éticamente imprescindible" desalojar de la Junta a un socialismo andaluz carcomido por décadas en el poder y escándalos de corrupción. Pero en Madrid, con el mismo panorama, las mismas décadas, e incluso una petición de imputación para su ex lideresa, las exigencias éticas decaen. Los datos conocidos estos días cuentan que Díaz Ayuso fue colocada por Aguirre de 2008 a 2011 en una empresa público/privada llamada Madrid Network, que recibió cuantiosisimas subvenciones del Gobierno autonómico y donde cobraba una salario de nueve mil euros brutos al mes. Lo dejó porque salió elegida diputada autonómica en las listas de su mentora, a la que ahora niega con total desparpajo. Pero, además, también se ha sabido que la "protección" del PP alcanzó a su familia. En 2011 Isabel Diaz Ayuso se puso en contacto con la entidad semipública Aval Madrid, que había concedido un préstamo de cuatrocientos mil euros a una empresa de la que su padre poseíaun 25 por ciento, para comunicarles que la tal empresa estaba "muerta". Curiosamente, poco después, la vivienda familiar y un local fueron puestos a su nombre por su padre. ¿Se parece algo a un alzamiento de bienes para evitar un desahucio por impago? Ignacio Aguado ve tan al alcance de los dedos su cargo de vicepresidente que practica sin rubor las tragaderas políticas de hacer como que ni ve ni oye. Primero jugó al despiste con Monasterio de VOX. La saludaba pero con el rostro girado, se reunían pero a escondidas, y cuando las cosas se pusieron feas pactó. "Paris (Madrid) bien vale una misa". Ahora el calla, pero José Manuel Villegas, mano derecha de Albert Rivera, asegura que si Díaz Ayuso resulta investigada no habrá problema porque para eso está Ciudadanos, garantía de lucha contra la corrupción. La pregunta es a quién piensan recuperar del PP madrileño para limpiar las instituciones. Podrían llamar a Francisco Granados o a Ignacio González que conocen muy bien la sede de la Puerta del Sol y todas las concesiones y chiringuitos que montaron para desviar fondos públicos. Y todavía siguen vendiendo que vinieron a política para regenerar la vida pública*


Las más vistas

Opinión

El Burgo envenenado

En los pueblos de Soria no sólo se heredan las casas y las tierras, también las viejas rencillas que tardan en curar

Opinión

Negro, varón y joven

Aunque los inmigrantes hace más de veinte años que conviven con la población soriana, el racismo y la desconfianza hacia los que no son autóctonos están a la orden del día