Johnson pierde a otra aliada en el Gobierno

Europa Press
-

La titular de Trabajo abandona su cargo como respuesta a la "purga" del 'premier' en el partido conservador y la crisis instaurada en el Ejecutivo tras las últimas sesiones parlamentarias

Johnson pierde a otra aliada en el Gobierno - Foto: PETER NICHOLLS

La ministra de Trabajo y Pensiones del Gobierno británico, Amber Rudd, ha anunciado su dimisión del Gobierno y su abandono del Partido Conservador en respuesta a la "purga" del primer ministro Boris Johnson y su "fracaso" en sus intentos de lograr un nuevo acuerdo sobre el Brexit con la UE. 
"He dimitido del Gobierno y he entregado mi acreditación como diputada conservadora", ha anunciado Rudd a través de su cuenta en Twitter. "No puedo seguir mientras se expulsa a conservadores buenos, leales y moderados. He hablado con el primer ministro y con el presidente de la asociación para dar explicaciones. Sigo comprometida con los valores de Un Nación que me trajeron a la política", ha añadido. 
La carta de dimisión dirigida a Johnson explica que se sumó al Gobienro "de buena fe, aceptando que la salida sin acuerdo tenía que estar sobre la mesa, porque era el mejor medio para lograr un nuevo acuerdo para salir el 31 de octubre". "Sin embargo, ya no creo que la salida con un acuerdo ya no es el principal objetivo del Gobierno", ha remachado. 
Rudd, considerada una de las principales voces conservadoras favorables a la permanencia de Reino Unido en la UE, ha criticado además el "ataque a la decencia y la democracia" que supone la expulsión de diputados disidentes del Partido Conservador en una entrevista con el diario The Times que se publica hoy. 
Para Rudd, "no hay pruebas" de que Johnson esté realmente intentando lograr un nuevo acuerdo con la UE y ha prometido que seguirá luchando políticamente para evitar una salida sin acuerdo el próximo 31 de octubre. 
Hasta 21 conservadores han sido expulsados del partido esta semana por votar en contra del Gobierno de Johnson y facilitar la aprobación de una ley que obliga a solicitar un aplazamiento del Brexit si no se logra ratificar un acuerdo en el Parlamento antes del 19 de octubre. Entre los expulsados hay exministros como Philip Hammond o Ken Clarke y Nicholas Soames, nieto de Winston Churchill.