La complejidad psicológica de dedicarse a la oncología

Elena Llorente
-

Durante el año 2019 en Soria se diagnosticaron 664 casos nuevos de cáncer. Una enfermedad muy dura para los pacientes pero también para los oncólogos quienes han de comunicar a diario diagnósticos muy difíciles de asimilar

La complejidad psicológica de dedicarse a la oncología

La especialidad oncológica es una de las más complejas de afrontar también para los profesionales. Hay que tener en cuenta que los oncólogos son los encargados de dar diagnósticos muy duros y difíciles de afrontar, tanto para los pacientes como para sus familias. Aunque reciben formación en la carrera y también participan en cursos, los propios oncólogos también tienen que asistir en muchas ocasiones a terapias psicológicas.  Hay muchos oncólogos que no son capaces de soportar la dureza de su trabajo, algunos deciden cambiar de cometido e incluso pueden llegar a padecer depresión. Crean vínculos muy fuertes con los pacientes ya que el seguimiento de cada caso es continuo y si hay recaídas o problemas durante el tratamiento para ellos se convierte también en un peso emocional. Aunque la parte más cruda de la enfermedad es, sin duda, para el enfermo los oncólogos también llevan un gran carga sobre sus hombros