30 años con las mismas preocupaciones: sequía, drogas y paro

EFE
-

El CIS refleja que solo la crisis política, las vacas locas o el 'Prestige' han logrado colarse entre los grandes quebraderos de los españoles en las últimas tres décadas

30 años con las mismas preocupaciones: Sequía, drogas y paro

Tres décadas lleva el CIS preguntando a los españoles sobre cuáles son los tres problemas más importantes del país. No siempre la política o la economía han ocupado las principales preocupaciones ciudadanas, en algún momento la sequía y las drogas han sido los grandes desafíos de la época.
Desde octubre del 2009 hasta la actualidad, la política ha estado de forma permanente entre los principales problemas, sin embargo, un ciclo de sequía como el que afectó a España desde 1992 hasta 1995, situó la falta de agua en los primeros puestos, por delante de la inseguridad ciudadana o los problemas sociales.

La "pertinaz sequía" irrumpe en el CIS

Por aquellos años, un 14 por ciento de la población española se mostraba preocupada por la sequía que fue calificada por los expertos como la peor del siglo, una preocupación que, sumada a los problemas de la agricultura y la ganadería, ya no inquieta de forma alguna -al menos en la encuestas- a los españoles del siglo XXI.
En la década anterior, en los años 80, la situación en el país era muy distinta. Estaba marcada por la inseguridad en las calles, la criminalidad y el consumo de drogas, uno de los mayores dramas sociales de los jóvenes de los años 80, conocidos como la generación perdida.
La drogodependencia se convirtió en el año 1988 en uno de los problemas más citados por los españoles, solo superada por el paro, que en aquellos años también azotaba con fuerza después de una durísima reconversión industrial puesta en marcha durante los primeros gobiernos de Felipe González.
A finales de los 80, un 49 por ciento se sentía más preocupado por el consumo de estupefacientes que por los impuestos o el terrorismo de ETA que, sin embargo, y a partir del año 2000 encabezó incesantemente la lista de inquietudes ciudadanas.
Por cinco años consecutivos -de 2000 a 2005-, entre el 35 y el 50 por ciento de españoles situaron el problema de ETA entre los tres problemas más importantes del país, pero fue a principios de 2007 cuando se convierte en el primer y único problema en desbancar al paro de su acostumbrada posición, a la cabeza de la lista.

Corrupción y política, los índices más polémicos

En el año 1995, en los últimos coletazos del gobierno de Felipe González, el presidente se enfrenta a diversos escándalos, como el caso Roldán, la implicación del general de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo en el caso Lasa y Zabala, o los papeles del CESID, que finalmente crean una crisis de confianza entre los españoles.
Fue precisamente entre el 1994 y el 1996 cuando los españoles comienzan a situar la corrupción entre las principales problemas del país, un fenómeno que regresaría en el año 2013, alcanzando una cifra histórica en el momento en el que se publican los llamados papeles de Bárcenas, con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el punto de mira.
En diciembre del 2014 la preocupación por la corrupción llega a sus máximos históricos, un 63,8 por ciento de los españoles la sitúan entre los tres problemas más importantes. Fue el año del caso Gürtel o del caso Nóos, en el que resultó implicado Iñaki Urdangarin, yerno del rey Juan Carlos.
El cambio de Gobierno tras la moción de censura del año pasado contra Rajoy ha ido relegando la corrupción del listado de los primeras preocupaciones ciudadanas en favor de los políticos y la política en general, que ha ido escalando mes a mes, hasta el 38,1 por ciento del pasado julio.

Repuntes coyunturales

Casi un 40 por ciento de los españoles situaron en marzo del 2003 la guerra de Irak como uno de los tres problemas más importantes del país, por encima del terrorismo de ETA. Algo similar a lo que pasó con el hundimiento del Prestige, que hizo que un 26,4 de los ciudadanos mostrase más preocupación por el desastre medioambiental ocurrido en noviembre del 2002 que por la inseguridad ciudadana.
En el 2000 se detecta la primera vaca infectada por la enfermedad de las vacas locas, una crisis que llegaría a su apogeo en el año 2001, cuando un 20 por ciento de los españoles la situaron entre los principales problemas del país, solo superado por el paro y el terrorismo, que ahora en 2019, apenas es citado por un 0,2 por ciento de los encuestados.
Problemas de ayer y de hoy que en 30 años casi siempre ha tenido un número 1 prácticamente indiscutible: el desempleo. Una preocupación que tres décadas después sigue a la cabeza y sin visos de ceder su puesto hegemónico.