Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


800 años de historia

21/07/2021

A las diez en punto de la mañana las campanas de las iglesias de Burgos comenzaron a sonar. Culminaban tres años de trabajo de intensidad absoluta que tenía como objeto conmemorar los 800 años de la colocación de la primera piedra de la catedral, uno de los monumentos esenciales de la España gótica. Tres años que demuestran que el empeño de personalidades de la vida religiosa, política y civil, pueden poner en marcha un proyecto inconmensurable dejando de lado sus propios intereses para trabajar sumando esfuerzos para conmemorar una catedral que es símbolo principal de Burgos y de Castilla, parte de un Camino transitado por personas llegadas de todos los confines de la Tierra y que desde hace un siglo guarda los restos de uno de los personajes de la historia y la literatura más noble de España, el Cid.

En esta España convulsa actual, de rivalidades políticas, arribismo e intentos de desestabilizar el país, que haya llegado a buen puerto un proyecto que parecía de imposible cumplimiento, es un milagro. Un milagro y un orgullo. Un proyecto con un ingrediente destacable en la España subvencionada: que ha sido financiado mayoritariamente por la iniciativa privada, aunque cuenta también con capital público. Suma además un importante apoyo institucional, fundamentalmente de la Corona y de las autoridades de Castilla y León.

El primer paso fue crear una Fundación, con un patronato presidido por el arzobispo de Burgos, como era obligado, y destacadas figuras del mundo empresarial, cultural y político. El segundo, llenar de contenido el centenario. Casi nada.

Imposible describir lo que ha sido Burgos en estos años preparatorios. Ni un día sin una actividad cultura, artística, lúdica, infantil; ni un día sin un concierto, una exposición, una conferencia, un debate, una visita guiada o la emisión de un documental. Ni un día sin negociar con el Vaticano, con el gobierno central y los autonómicos. La gente de Burgos, más que nunca, ha conocido la trastienda de su catedral. Allí inauguró el Rey Felipe hace unos días una nueva edición de Las Edades del Hombre, por Burgos han pasado figuras de la música clásica y actual, algunas de las orquestas más prestigiosas del mundo, los Niños Cantores de Viena y el director venezolano Dudamel; han visitado la catedral el presidente del gobierno y el líder de la oposición, en los actos conmemorativos se han ofrecido conferencias sobre todas las materias imaginables, ha ido a Burgos José Tomás, de allí saldrá la Vuelta Ciclista este año y el Papa ha decidido que el 2021 fuera Año Jubilar. En Burgos han coincidido el VIII Centenario de su catedral, el Año Santo Compostelano y, siempre, Atapuerca, cuyos codirectores han participado en varias de los actos programados, entre ellos uno de gran éxito, el Mural de la Concordia.

El VIII Centenario de la catedral de Burgos demuestra que cuando los españoles se empeñan en conmemorar su historia, su arte, su cultura, nada los detiene.



Las más vistas

Opinión

Ahora es tuyo

Me hubiera gustado más que el Ayuntamiento hubiera buscado un lema para convencer a los sorianos de que la actividad cultural que se va a gestar en el viejo palacio va a servir para hacernos más libres