TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


La ‘media inglesa’

Cuando ganar solo era un punto más caro que empatar, eso de la ‘media inglesa’ era una buena idea: ganar de local y empatar de visitante, o sea, tomarte las 38 jornadas como si fuesen 19 eliminatorias... e intentar ganarlas todas. 
Esto parecía una idea brillante, eternamente ganadora, hasta 1994, cuando la FIFA obligó a todas las Ligas del mundo a otorgar tres puntos por victoria (algo que ya sucedía en Inglaterra desde 1981 y que se empezó a aplicar en el torneo español en la temporada 95/96). Desde entonces, hemos vivido 24 campeonatos y la maldita media inglesa solo hubiera valido en cuatro ocasiones para salir campeón. Es decir: no pierdo ningún partido en todo el campeonato, venzo los 19 de mi casa y empato los 19 de visitante... y alcanzo 76 puntos, lo que me vale para ganar la 97/98 (el Barça fue campeón con 74), la 99/00 (el Dépor, con 69), la 01/02 (el Valencia, con 75) y la 06/07 (el Madrid, con 76). ¿Conclusión? Evidente: la media inglesa ya no genera ganadores. 
Es un arma estratégica para equipos que quieren fabricarse  un billete europeo o, al menos, un puñado de ilusión hasta que el tiempo y la lógica deportiva fije un duodécimo puesto final o la permanencia como último objetivo. Es también una referencia para el juego modesto, el que asume cada partido lejos de casa como un ejercicio de resistencia que quedará enjugado una semana después, en tu pasto y con tus medidas y referencias y afición. Pero ya no vale para los ‘grandes’, que desde hace un tiempo establecieron la barrera del título por encima de los 90 puntos... y si algo nos ha enseñado esta brutalidad (cerca del 80  por ciento de los puntos en juego) es que es muy complicado remontar las desventajas concedidas tan pronto. 


Las más vistas

Opinión

¡Un embarazo!

Curro preparó la mesa del quirófano poniendo el balón templado para la cabeza del cirujano Noguera que peinando el esférico lo puso para que todos viésemos aparecer la cabeza de Higinio y por fin 'parir' ese triunfo tan esperado a domicilio