scorecardresearch

"Me encantó interpretar la historia de Karen Blixen"

Juana Samanes
-

La conocida compositora y cantante asume su primer papel como actriz protagonista en el cine con una gran sensibilidad y naturalidad

Fotografía facilitada por la distribuidora Begin Again de Christina Rosenvinge caracterizada como Karen Blixen en "Karen" de María Pérez. - Foto: EFE

Sobre Christina Rosenvinge sería aplicable el dicho de que el tiempo no pasa por ella porque, a pesar de que empezó su carrera musical hace 40 años, sigue manteniendo intacto su deseo de experimentar en nuevos proyectos, sin olvidar que sigue manteniendo ese físico juvenil que tanta admiración despertó. De padres daneses afincados en España, ahora se ha embarcado en un reto que le une a sus raíces: interpretar a la famosa escritora Karen Blixen, que conocimos en la película Memorias de África. La aventura tiene su chispa porque está dirigida por una española y se ha rodado en Extremadura.


¿Sintió vértigo al tener que meterse en un personaje cuyo recuerdo está asociado a la actriz Meryl Streep?
Lo bueno de contar la historia de Karen Blixen, muchos años después del estreno de Memorias de África, es que los hechos narrados los vemos de una forma menos épica e ingenua.


¿Cómo llega a usted este papel de Karen Blixen y cómo lo afrontó?
Me llegó con cierta trampa, porque la directora, María Pérez, me propuso hacer la banda sonora de la película y luego me dijo que, en realidad, lo que quería era que fuera la protagonista. Yo, en principio, le dije que no, hablamos del año 2019, porque tenía en marcha un proyecto editorial y una gira musical que iba a durar año y medio, y no veía la posibilidad de hacerlo. Pero, por otro lado, tenía la espinita de no haber hecho más cine y el proyecto me parecía una apuesta muy radical, desde el momento que cuenta una historia que todos conocemos por una gran producción de Hollywood, pero despojada de todo el mito y convertida en un drama doméstico.

 

Supongo que al tener orígenes daneses le hizo ilusión encarnar a una de sus mujeres más universales.
Por un lado era una responsabilidad porque mi cultura es mucho más española que danesa pero, al tener raíces danesas, podía entender bien sus códigos y su forma de comportarse, desde cómo poner la mesa para un desayuno hasta tener claro que no se llora en público.

 

Es su primer papel protagonista y también es compositora de la banda sonora. No sé que ha disfrutado más o qué ha sufrido más.
He disfrutado mucho en la interpretación, el rodaje fue un momento feliz, maravilloso, pero difícil por momentos. Fantástico por la calidad humana de las personas que tenía a mi alrededor y por descubrir lo que significa la interpretación que, ahora entiendo, por qué encanta y engancha tanto a los actores. Si a los músicos se nos dispara la adrenalina al subir al escenario, a los actores les sube todo el día.

 

¿Cómo se planteó la banda sonora?, porque se ha despojado de cualquier elemento que pudiera sonar a africano.
Lo he hecho así por respeto, porque no puedo ser africana cuando no lo soy y, por otro lado, una de las canciones, My life again, era una que tenía esbozada cuando María me habló de hacer la película. Tenía esta melodía que sonaba a los años 30, heredera de Cole Porter, y no me cabía en castellano. Y la letra es un poco la moraleja de la película, que viene a decir que todo lo que has hecho mal en tu vida, todos tus fracasos, te conducen a tu verdadero destino.

 

La película se centra en la relación de amistad de Karen con su criado Farah Aden. ¿Qué destacaría de ella?
Es una relación compleja, porque por un lado son un hombre y una mujer, pero también una blanca y un negro y, por supuesto, un amo y un criado. Ella depende de él para su supervivencia, pero también es su mejor compañía, la persona con la que habla, pero los dos tienen en común su fe en el destino y en Dios.