scorecardresearch

«La innovación será el rompehielos de un nuevo modelo»

David Alonso
-

Emprendedor nato con amplia trayectoria, en 2018 llegó a la Secretaría de Estado para el Avance Digital, y desde 2020 ocupa el cargo de Alto Comisionado con el reto de transformar las bases productivas apoyándose en la innovación

«La innovación será el rompehielos de un nuevo modelo» - Foto: Leticia Pérez (Ical)

¿Qué es el Alto Comisionado de España Nación Emprendedora y cuál es su función?

El Alto Comisionado se fundó en enero del año pasado y representa una gran apuesta del Presidente Sánchez por poner en valor un tejido de nuestra economía que tiene una importancia fundamental para transformar nuestro modelo productivo. Sabemos que tenemos herramientas para hacerlo en el largo plazo como la educación, en el medio plazo como la I+D+i o la ciencia, y resulta que en los últimos años ha aparecido una nueva palanca para los incrementos de la productividad que es el emprendimiento innovador. Y es una oportunidad para tener una economía mucho más sólida y resistente frente a futuras crisis económicas para recuperarnos más rápido. El objetivo del Alto Comisionado es transformar las bases productivas haciendo del sector del emprendimiento innovador el rompehielos de un nuevo modelo económico que tiene que apoyarse en los sectores en los que ya somos fuertes. Y como un modelo diseñado en el Siglo XXI no podemos obviar el impacto social que este tipo de políticas tiene, por lo que la Estrategia busca incluir a un mayor número de personas en este nuevo modelo. De esta forma, combatir frontalmente la brecha de género, la brecha territorial, la socioeconómica y la generacional.

Su creación significa que España no era una nación emprendedora…

España siempre ha sido un país de visionarios y emprendedores. Me puedo remontar a hace 500 años cuando gracias a un fondo de capital riesgo en forma de monedas de plata, Juan Sebastián Elcano se lanzó a los mares para probar que se podía circunnavegar el globo, lo que hizo que España fuera un país tremendamente próspero durante los siglos siguientes. En España también se ha inventado la epidural, el submarino, el autogiro, incluso el precursor del libro electrónico, que precisamente fue aquí en Castilla y León. Es decir, hay enormes pruebas que muestran que España siempre ha sido una nación emprendedora e innovadora. Desafortunadamente el siglo XX fue un enorme agujero negro, y no fue hasta la transición cuando empezamos a sacudirnos esta rémora. Por eso, con este Alto Comisionado queremos sacudirnos definitivamente este complejo y hacer ahora sí la nación emprendedora de mayor impacto social de la historia. 

¿Este emprendimiento innovador es solo tecnológico y digital, o hay hueco para otros sectores?

Nosotros lo que estamos haciendo es transformar las bases productivas del país, por eso ponemos el foco en el emprendimiento innovador, porque tiene unos efectos concretos. Con lo cuál ahí si que estamos utilizando solo un pequeño sector de la economía que tiene grandes retornos y una capacidad para transformar: el emprendimiento innovador. Y sobre este, que generalmente ha trabajado a su propio albur, lo que hemos hecho ha sido diseñar una política de Estado para que el emprendimiento innovador no solo beneficie a unos pocos y tenga efectos sobre toda la economía porque es un sector que va a dar forma al futuro.

¿No temen que esto concentre la población en las grandes ciudades?

Del mismo modo que trabajamos directamente con el sector innovador, también lo hacemos con los diferentes sectores industriales para combatir la brecha territorial, porque el emprendimiento innovador puede ser una solución para luchar contra la despoblación. Y no solo para combatir contra ello, sino para convertir lo que es un problema en una oportunidad. La mejor explicación de como vemos este reto es una de las medidas que ya se recogen en la Estrategia de España Nación Emprendedora como RENACE, la Red Nacional de Centros de Emprendimiento. Esta red busca unir cosas que ya existen como las incubadoras, las aceleradoras o los venture building a lo largo y ancho del país. Lo que queremos hacer es generar red y conectar un centro RENACE que está en Valladolid con uno de Cáceres, Madrid, Barcelona, o Las Palmas… para que todo el ecosistema esté bien cohesionado y que las personas que tengan una iniciativa innovadora puedan conectarse con todo el territorio. La segunda aportación de valor es que desde el Estado podemos cerrar acuerdos de partenariado público/privado para que a través de empresas. Y la tercera es la verticalización, es decir, que en algunos territorios como aquí, donde hay una gran especialización en automoción o agroalimentación, podamos tener centros verticalizados de innovación con grandes empresas que a su vez incuben a otras startups y sean capaces de generar clusters para aglutinar talento. RENACE es una de las medidas prioritarias, que ya está presupuestada y tiene como objetivo que el estar en una capital de provincia se convierta en una gran ventaja, y que podamos conectar a ingenieros de aquí con una gran empresa que está en otro lugar.  

¿Puede este Proyecto RENACE ayudar a evitar la fuga de talentos hacía los nichos tecnológicos?

Lo que queremos es que en cada capital de provincia haya un centro RENACE tremendamente atractivo por el efecto red, los partenariados público/privados o las características verticales de ese centro que lo convierta en tan atractivo que cualquier emprendedor prefiera ir primero a este lugar a asentarse antes que ir a una gran capital. Porque realmente se ha convertido en una ventaja para él o ella iniciar su emprendimiento en este lugar.

Castilla y León es una de las regiones con mayor cifra de potenciales emprendedores de España ¿En que nichos de mercado están?

Es una de las cifras más interesantes que tenemos en todo el país. Lo que hay que conseguir es que todo el país tenga un marco común, que por fin es el que marca la Estrategia España Nación Emprendedora. Nunca en la historia habíamos tenido una visión a largo plazo para que en el año 2030 España sea una nación emprendedora. Y por lo tanto hayamos tomado medidas sobre el talento, la inversión y la escalabilidad, organizándolo de forma inteligente apoyándonos en las fortalezas que ya tenemos como país, que son esos 10 sectores tractores que marcamos en la Estrategia y que aglutinan el 60 por ciento del PIB. 

Tenemos que hacerlo con la narrativa propia de un país europeo y distinta a los modelos que podemos ver fuera. Nosotros lo que buscamos es que ese emprendimiento innovador y ese impulso de nuestras industrias estén al servicio de la gente, y cerrar esas brechas de país. 

Esta Comunidad tiene universidades de gran tradición innovadora ¿Pueden ser vehículos conductores para acelerar el emprendimiento?

Dentro de la Estrategia de España Nación Emprendedora no solamente hablamos de emprendimiento innovador, sino también de los aliados, que, en realidad, son quienes tienen que ejecutar esta estrategia. Es un proyecto que va más allá de un Gobierno o las empresas que puedan contribuir, sino que hacemos una llamada a toda la sociedad, incluidas las universidades, que son los grandes centros de conocimiento y donde se realiza la gran parte de la investigación en nuestro país. Tenemos todo un gran pilar de investigación y otro económico, lo que nos falta es unirlos a ambos y generar la transferencia de conocimiento para que los réditos que se crean en las universidades se puedan trasladar al tejido económico.

La imagen del emprendimiento digital está muy ligada a los grandes éxitos americanos en Sillicon Valley ¿Es el estilo que se busca?

Queremos construir un modelo propio donde el emprendimiento innovador sea un rompehielos para abordar los cuatro grandes retos del sector. Porque, a diferencia de Corea del Sur, Singapur, o Israel, que son países de una dimensión determinada, España es un territorio más grande con una economía diversificada y varios sectores tractores. Esa es una primera gran diferencia con esos países que se denominan startup nación, o que siguen solamente este modelo centrado en el emprendimiento innovador. Y luego, a diferencia del modelo de Sillicon Valley, nosotros queremos un desarrollo consciente y propio de un país europeo. En California, cada noche duermen 113.000 personas al raso, nosotros no queremos un país donde al salir de tu oficina te encuentres con gente durmiendo en el suelo, o familias sin prestaciones sociales. No queremos, como dice la derecha, que España se convierta en la ‘California del sur de Europa’, nosotros queremos ser la nación emprendedora de mayor impacto social de la historia.

Entre los 10 sectores tractores de la Estrategia no aparece nada vinculado al sector primario ¿El campo se queda fuera de la innovación?

El campo es un pilar fundamental de toda la industria agroalimentaria donde España es líder en términos europeo. Precisamente aquí, en Valladolid, tenemos una de las empresas más innovadoras de España y que demuestra el esquema que queremos construir para este país. Una empresa como Biome Makers que se dedica a analizar la carga genética de un terreno para ser capaz de diagnosticar cuáles son más fértiles. Esa empresa innovadora está absolutamente conectada con las grandes empresas nacionales e internacionales, y está engarzada en la innovación industrial generando beneficios para la sociedad. Es el ejemplo perfecto de que Castilla y León tiene la oportunidad perfecta para convertirse en un puntal de España Nación Emprendedora.

¿La falta de fondos es el único problema para emprender?

Hemos analizado durante años donde están los problemas. Siempre se suele decir que en España no hay dinero para emprender, y si se miran los datos, la realidad es que la primera financiación no es un problema estructural. Si alguien tiene una buena idea, hay medios para llevarla a cabo, el problema llega cuando se inician las segundas rondas de financiación para crecer y escalar, y aquí está el gran reto. El primer objetivo de la Estrategia es la de seguir hacer creciendo la curva de inversión de nuestro país, y el papel del Estado es velar por esto suceda. Recordemos que el objetivo de la Estrategia no es solo trabajar con el emprendimiento sino también transformar las bases productivas. 

¿Los fondos europeos ayudarán a acelerar esta transformación?

El plan España Nación Emprendedora es un componente fundamental del Programa de Transformación, Recuperación y Resiliencia, y los fondos dedicados para este año, y que ya están traspuestos en los Presupuestos del Estado, superan los 1.500 millones. Jamás en la historia habíamos tenido un presupuesto de esta dimensión para el emprendimiento innovador. Y no solo se detiene ahí, porque para los años 2021, 2022 y 2023 hablamos de una inversión de 4.200 millones. Todo ello enfocado a diez años sobre las distintas acciones que hay que realizar para construir esa nación emprendedora.

¿La falta de mujeres en empleos tecnológicos se puede paliar? 

Una de las medidas prioritarias es llevar a cabo un plan de atracción internacional de mujeres, porque con que fuéramos capaces de atraer solo un porcentaje de mujeres ingenieras o matemáticas conseguiríamos dotarnos del talento que vamos a necesitar para construir esa nación emprendedora. Y lo podemos hacer no solamente por una cuestión de voluntad, sino porque España se ha tomado muy enserio el acabar con la brecha de género, avanzado en lo social y jurídico, hasta convertirse en uno de los mejores de Europa. Con todo lo que hemos avanzado como sociedad, podemos levantarnos y decirle a las mujeres del mundo que somos el lugar para que vengan a emprender, a invertir o a trabajar porque lo van a poder hacer con seguridad y en plenitud de vida.