scorecardresearch

El sucesor de Buffon

Agencias
-

Donnarumma se ha convertido, a sus 22 años, en el perfecto relevo de la leyenda italiana en la portería

El sucesor de Buffon

Cuando el portero Gianluigi Buffon, pese a seguir ofreciendo grandes actuaciones, superó los 35 años, en Italia se abrió una pregunta: ¿Y después de ‘Gigi’, qué? La respuesta la dio el Milan, en el que un joven talento llamado Gianluigi Donnarumma se convertía en titular a los 16 años. Ese ‘niño prodigio’ aceptó el reto y el pasado martes fue decisivo para enviar a Italia a la final de la Eurocopa.

Puso su firma con una gran parada a Dani Olmo en la primera mitad y al repeler un penalti lanzado por Álvaro Morata en la tanda final, después de que ya fuera decisivo en los cuartos contra Bélgica, con una espectacular intervención tras un disparo de Kevin de Bruyne.

Ningún obstáculo es demasiado alto para ‘Gigio’. Si el rival presiona arriba, como pasó con España en semifinales, y ni Leonardo Bonucci, Jorge Frello ‘Jorginho’ o Marco Verratti se quedan sin espacios para jugar, Donnarumma toca y toca una infinidad de balones en su área para empezar las acciones, para aliviar el sufrimiento y mantener vivos a sus compañeros.

A sus 22 años, ha blindado la portería como lo hizo Buffon en el Mundial de 2006, cuando triunfó en la final contra Francia tras recibir solo dos goles en todo el torneo. Se trató de una diana en propia meta de Cristian Zaccardo y de un penalti anotado de manera espectacular por Zinedine Zidane en la final. Partido marcado para la eternidad por el cabezazo en el pecho de ‘Zizou’ a Materazzi que acabó con el galo en el vestuario y con la Azzurra levantando el cetro mundial.

En esta Eurocopa, Donnarumma llegó invicto a la fase de eliminación directa y recibió tres dianas, una del austríaco Sasa Kalajdzic, una de penalti de Romelu Lukaku y otro de Álvaro Morata.

Y en el apartado dedicado a los penaltis, el joven guardameta tiene dos ases en la manga, el instinto y el estudio. «Con el cuerpo técnico estudiamos todo, pero luego también entra el instinto. Antes del partido estudias cómo tiran, si miran a la derecha a la izquierda, si no lo hacen...», explicó.

Fue el serbio Sinisa Mihajlovic, entonces técnico del Milan, quien tuvo la intuición que cambiaría la Historia de Italia, que pudo sustituir a Buffon, cuando este dejó a la selección en 2018, con un Donnarumma que es cada vez más líder del equipo transalpino.

Mihajlovic le lanzó como titular en sustitución del español Diego López, todo un campeón de Europa con el Real Madrid, para dar paso a ‘Gigio’.

 

Estreno 

Debutó en la Serie A en noviembre de 2015 a los 16 años y ocho meses. Ha disputado 251 partidos con la camiseta del Milan y, desde 2018, es el titular de la selección italiana.

Ya fue 32 veces internacional absoluto y tiene a su alcance una multitud de récords, entre ellos el de partidos con la Azzurra, que pertenece a su ídolo y predecesor, Gianluigi Buffon, con 176 duelos.

«Los porteros que jugaron antes que yo marcaron la Historia con Italia. Yo lo daré todo para intentar superarlos. Las emociones que siento no se pueden describir. Estoy disfrutando con mis compañeros», afirmó Donnarumma al acabar el decisivo partido de Wembley.

 

Futuro 

De las paradas de ‘Gigi’ se han pasado a las de ‘Gigio’. Italia ‘bajó la persiana’ de su portería para los próximos 15 años con un meta que ya tiene la calma de un veterano pese a su corta edad y su falsa inexperiencia.

Curiosamente, en este momento se encuentra sin un club, pues no renovó su contrato con el Milan tras no llegar a un acuerdo económico con la directiva.

Sin embargo, ya se sometió al reconocimiento médico previo a su fichaje por el Paris Saint-Germain, incorporación que se hará oficial con toda probabilidad después de la Eurocopa. Un equipo en el que también militó Buffon hace unos años como suplente tras su salida de la Juventus de Turín.

«Sé de dónde salimos y sé de dónde salí yo. Ahora estoy en una final de la Eurocopa. Con la fuerza del grupo lo conseguimos», aseguró emocionado, al borde de las lágrimas, tras la gran noche de Wembley.