Seis días de jolgorio en Almazán al son de 'La Tajada'

EDS
-

Seis días para exprimir al máximo cada uno de los actos, de noche y día, que organiza el Ayuntamiento para el disfrute de adnamantinos y cientos de visitantes

Seis días de jolgorio en Almazán al son de 'La Tajada' - Foto: Javier Ródenas Pipó

Las fiestas de la Bajada de Jesús de Almazán han comenzado con mucha animación, la verdad. El miércoles se celebró la 50ª edición del Premio de Ciclismo Villa de Almazán a primera hora de la tarde, a lo que siguió la comparsa de gigantes y cabezudos con los gaiteros, el pasacalles de la Banda Municipal de Música por la plaza Mayor y el espectáculo de pasacalles con autos locos. Por fín llegó el esperado pregón de fiestas, con el pregón de la peña La Tajada, y la presentación de las peñas de honor: IPC 2000, El Alucine, La Bicha 2.0 y Esperta un poco; y las damas de las fiestas: Clara Ramos Conde, Sonia Morón Polo, Cristina Suárez Cadena y María Barros Matamala.
Entre griterío y colorido en la plaza Mayor, los pregoneros entonaron un texto que repasa los 25 años de historia de La Tajada y que ensalza la tradición de la Bajada, lo más emocionante para todo adnamantino, y la animación de las fiestas, con sus charangas, sus comidas populares y sus verbenas. La peña agrupa a unos 40 quintos de 1978 y 1979, a los que se han ido sumando amigos y familiares, incluso ya algún hijo. Llevan chaleco rojo con ribete negro y tinen su sede en la calle San Salvador. Allí, mantinen la decoración de todos los años, ya que «no nos ha dado tiempo de cambiarla».
UN DÍA ESPERADO. Sergio Salas fue el encargado de abrir el pregón, animando a comenzar la fiesta:«¡Despertad, levantad y uníos a nuestra celebración! Es un orgullo representar a este pueblo que un día nos vio nacer, a todos los adnamantinos, a sus peñas y en especial a la nuestra: La Tajada, que este año celebra su 25º aniversario. Desde este balcón os invitamos a todos a celebrarlo con nosotros». Ángel Machín le relevó, recordando los inicios de la peña: «Un gran grupo de amigos decidimos formar nuestra propia peña, para disfrutar juntos de las fiestas de Almazán. 25 años en los que algunos ya no están y otros se han unido, pero sabemos que entre los que quedamos y los que vendrán seguiremos disfrutando muchos años más de nuestras fiestas de Jesús Nazareno». El pregonero recordó las aventuras vividas y, a pesar de estar un poco más mayores, las ganas de «seguir haciendo todo lo posible para poder disfrutar de las fiestas otros 25 años más». «¡Los de La Tajada, podemos hacer las cosas bien o... como siempre!», gritó.
Rafael Rodrigo añadió que se comenzaban «seis días en los que vamos a llenar de esplendor, alegría y color a nuestra querida villa. Seis jornadas inolvidables de peñas, coloridos chalecos, música, charangas, almuerzos, dianas y bailes hasta el amanecer». Ycomo no podía ser de otra manera, hizo referencia al Domingo de Jesús, «el día más esperado por todos los adnamantinos en el que nos emocionaremos todos con un mismo sentimiento al ver la procesión de nuestro patrón». Yprosiguió describiendo este entrañable acto: «Cuando a las diez en punto, se apaguen las luces y resuenen petardos y cohetes, pensaremos que con la pólvora que arde se queman nuestras preocupaciones, para que nuestros sueños e ilusiones puedan volar libremente».
Tomó la palabra entonces Nuria García. «¡Adnamantinos, adnamantinas y visitantes! ¡Todos unidos, con la emoción y el orgullo de pertenecer a estas humildes tierras! ¡Llevad bien alta la cabeza y haceros escuchar! ¡Somos pocos pero levantaremos la voz para que no se olviden de nosotros!». Animó a gritar al unísono: «Almazán ¡Ya!, Soria ¡Ya!». Consciente de las ganas de fiesta que había y de que «los pregones demasiado largos son muy aburridos», los cuatro pregoneros de La Tajada se despidieron con los tradicionales «¡Vivas!» para las peñas y sus peñistas y a las fiestas de Almazán deseando felices fiestas a todos los asistentes.