El cese de Thomas Cook afecta a 114.000 pasajeros en España

EFE
-

Las cancelaciones de los 525 vuelos programados para las dos próximas semanas afectarán en su mayoría a turistas extranjeros. Las islas Baleares y Canarias son los destinos más damnificados

El cese de Thomas Cook afecta a 114.000 pasajeros en España - Foto: DARRIN ZAMMIT LUPI

Las compañías Thomas Cook y Thomas Cook Scandinavia tenían programadas 525 operaciones en aeropuertos españoles para los próximos 15 días, por lo que la cancelación desde hoy de todos sus vuelos afectaría aproximadamente a 114.000 pasajeros en ese período.
La oferta completa de las dos aerolíneas citadas para esos próximos 15 días se acerca a los 120.000 asientos, según la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa). Las cancelaciones afectarán en su mayoría a turistas extranjeros, añade este organismo en una nota.
Las operaciones programadas en aeropuertos españoles estaban señaladas en rutas con Reino Unido (el 70 por ciento), Noruega (12), Suecia (10), Dinamarca (6) y Finlandia (2).
El cese de Thomas Cook afecta a 114.000 pasajeros en EspañaEl cese de Thomas Cook afecta a 114.000 pasajeros en España - Foto: Carlos de SaáAesa informa de que existe una web especial para afectados, en la que se detallan los vuelos alternativos para las próximas fechas.
En el caso de España, hay previsión de vuelos de vuelta a Reino Unido desde Alicante, Almería, Girona, Reus (Tarragona), Ibiza, Menorca, Palma, Fuerteventura, Gran Canaria, Lanzarote y Tenerife.
Aesa recuerda que los españoles que se hayan visto afectados por las cancelaciones de la compañía Thomas Cook y que se encuentren en el Reino Unido tendrán que dirigirse, en primer lugar, a la compañía y a la Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido (CAA) para gestionar el reembolso del billete y las reclamaciones correspondientes de sus derechos. En cualquier caso, añade, es conveniente que notifiquen su situación al consulado de España en el Reino Unido.
El Gobierno británico ha retirado el Certificado de Operador Aéreo (AOC) de la aerolínea Thomas Cook Airlines en la madrugada de este lunes y ha puesto en marcha una operación a través de la Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido (CAA) que tendrá lugar en las próximas dos semanas (del 23 de septiembre al 6 de octubre).
El objetivo es llevar de vuelta a Reino Unido a los clientes que se han quedado fuera del país por la suspensión de vuelos. 

 

Golpe al turismo balear y canario

La suspensión de pagos anunciada por Thomas Cook supone un duro golpe para dos de sus principales destinos en España: Baleares y Canarias.
A la espera de conocer el número de españoles afectados, los empresarios y los gobiernos autónomos de ambos archipiélagos han mostrado su preocupación por el colapso del turoperador, que dejará pérdidas millonarias en ambos destinos.
Según la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, esta crisis tendrá un impacto "de una magnitud sin precedentes" para el sector turístico de Baleares, dado que Thomas Cook intermediaba en torno al millón de clientes cada año.
En Canarias, el presidente del gobierno regional, Ángel Víctor Torres, aventuraba que esta situación conllevaría "cancelaciones y pérdidas económicas" para el sector, aunque no las llegaba a cuantificar.
En opinión de Sergio Dávila, analista de IG Markets, EasyJet, Ryanair y Norwegian son las aerolíneas que más pueden beneficiarse de la caída de Thomas Cook, así como el turoperador TUI.
Por el contrario, considera que las empresas españolas Meliá Hoteles y NH Hoteles pueden verse perjudicadas por la cancelación de partes de los acuerdos que tenían con Thomas Cook. Igual le puede ocurrir a Amadeus.
Solo en los primeros nueve meses del año, las tres aerolíneas de la empresa Thomas Cook (Condor, TC Airlines y TC Scandinav) transportaron hacia y desde los aeropuertos españoles (salidas y llegadas) a 4.788.370 pasajeros, según datos de Aena.
Fuera de España, las autoridades del Reino Unido han cifrado en más de 150.000 los turistas afectados y su Gobierno ha empezado desde este lunes a repatriarlos, en lo que supone el mayor esfuerzo de este tipo desde la II Guerra Mundial, como ha observado Richard Moriarty, consejero delegado de la Autoridad de Aviación Civil (CAA) británica.
Poniendo fin a 178 años de historia en el sector, el turoperador británico, uno de los más antiguos del mundo, entró en quiebra al no obtener los fondos adicionales de 200 millones de libras (227 millones de euros) que le exigían bancos como el RBS y el Lloyds para afrontar los meses de invierno. El consejero delegado del grupo, Peter Fankhauser, pidió disculpas "a los millones de clientes y a los miles de trabajadores" afectados por la liquidación de la compañía, que llevaba años padeciendo estragos financieros.