scorecardresearch

La fábrica de harinas será municipal sin permutas

Sonia Almoguera
-

Dependerá del desarrollo urbanístico de la zona en el Caballo Blanco al que están ligados estos terrenos de suelo urbano no consolidado

Alrededores de la antigua fábrica de harinas La Eléctrica, en la que Ayuntamiento proyecta una zona verde. - Foto: Eugenio Gutiérrez

El proyecto no está olvidado. Convertir el entorno de la antigua fábrica de harinas La Eléctrica, en el Pereginal, en una zona verde vinculada a las márgenes del Duero sigue siendo un proyecto al que el Ayuntamiento de Soria no ha renunciado. Las negociaciones con la propietaria de los terrenos, la empresa Soria Natural, están, no obstante, paralizadas a la espera de que se desarrolle el sector urbanístico al que está adscrita esta parcela con tipología de suelo urbano no consolidado y vinculada al sistema general como espacio libre en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). 

En virtud de este planeamiento urbano, los terrenos están ligados a aprovechamientos en una nueva unidad de ejecución urbanística ubicada, en este caso, en el entorno de la avenida de Valladolid si ésta comienza a desarrollarse, proceso que ha comenzado sus primeros pasos. La propietaria de la parcela de las márgenes, por tanto, recibirá el equivalente al terreno en aprovechamientos urbanísticos en esta zona. 

«Como quiera que se abrió el proyecto de actuación del sector, paralizamos» las conversaciones con la propiedad de los terrenos, a la espera de que esta nueva unidad urbanística se concrete e inicie su desarrollo» en una parcela adyacente a la gasolinera del Caballo Blanco, puntualiza el concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Soria, Luis Rey. 

En tal caso, los terrenos de la antigua fábrica de harinas pasarían a ser de titularidad municipal «sin necesidad de acuerdos de permuta», un trámite que, desde luego, reconoce el responsable del departamento municipal de Urbanismo, sería para el Consistorio soriano «más sencillo».
Pero para ello, primero es necesario que el sector del Caballo Blanco se ponga en marcha, algo que depende ya de este organismo de gestión urbanística que se encargará del desarrollo de esta nueva área de expansión de la ciudad. De momento, ya ha convocado alguna reunión. 
Marcar los plazos temporales corresponderá ahora a esta Junta de Compensación. El Ayuntamiento permanece, por tanto, a la espera. 

En los planes del Consistorio para esta área de las márgenes estaría la conservación y aprovechamiento del edificio principal y el antiguo silo, así como sus terrenos colindantes. «Lo fundamental sería la zona de la fábrica, no tanto la de la isla», asegura Rey en relación a la parcela que el Consistorio desea incorporar a ese futuro nuevo parque urbano.

La idea del equipo de Gobierno  soriano es preservar medioambientalmente toda esa zona, anexionándola para disfrute ciudadano y convirtiéndola en una gran superficie verde en consonancia con otras áreas similares en las márgenes del Duero como el Soto Playa y el paseo de San Prudencio. Con ello, el Ayuntamiento recuperaría la titularidad pública de prácticamente las dos orillas del Duero para uso público. 
 

PROPUESTAS. Aunque en el pasado se habló de otras propuestas para el entorno, como la que el Partido Popular incluyó en su programa electoral para los comicios municipales de 2019 a la Alcaldía de Soria: la rehabilitación de la zona para la construcción de un camping. 

No es la opción que contempla el equipo de Gobierno municipal, dado que los terrenos se encuentran en una zona declarada inundable. Al parque urbano habría que sumar, no obstante, en el futuro, un uso para la fábrica de harinas y el silo. 

El concejal de Urbanismo no se atreve a aventurar ahora una propuesta. «Es muy pronto para abrir hipótesis, sobre todo sin conocer el estado y las posibilidades» que podrían ofrecer estas construcciones, alega.

Aunque ahora, insiste Luis Rey, lo que toca es esperar a que se ponga en marcha la nueva unidad de desarrollo urbanístico en el Caballo Blanco para que pueda formalizarse la propiedad municipal de los terrenos de la antigua fábrica de harinas.