Doha, entre el calor asfixiante y la humedad

Sergio Recio
-

En la maratón se pueden perder hasta seis kilogramos y todos los atletas superarán los 40 grados de temperatura corporal

Doha, entre el calor asfixiante y la humedad - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Solo hay un detalle, y no es pequeño, que Dani Mateo no podrá controlar en el Mundial, las condiciones que allí le esperan, «la previsión dice que perderé unos seis kilos y lo peor que podría pasar sería sufrir un golpe de calor que me hiciese abandonar». 
Las consecuencias ya las han sufrido las atletas de la maratón femenina, más de 30 grados y un 80% de humedad, «hemos intentado reproducir esas condiciones en Soria entrenando en verano con mucha ropa encima y a mediodía». Tandas largas que terminaban con Dani Mateo perdiendo muchísimo líquido, nada en comparación con lo que sufrió cuando viajó hace meses a Doha, «sientes que el cuerpo no funciona igual por eso para la carrera hemos querido estar allí ocho días antes». Tras estudiar los parámetros de calor y humedad «consideramos que ese es el tiempo ideal para aclimatarnos a las condiciones».
Además de varias concentraciones, el adnamantino y Enrique Pascual Oliva se han jugado una carta que no estaba prevista pero que ha sido un éxito, «un día acompañé a un amigo a la piscina y pensé:aquí se respira mucha humedad, se lo comenté al entrenador e instalamos una cinta de correr para hacer allí tandas». La imagen era llamativa, un corredor sudando lo que no está escrito y corriendo cerca de 20 kilómetros en alguna ocasión, «cada día iba mejor y creo que ha sido la sorpresa más agradable de todas». 
concentraciones. A los entrenamientos en Soria se han añadido varios viajes para simular ese clima qatarí, «he estado en Lanzarote para correr con una humedad y también en Amposta». Aunque la que les hizo ver la realidad fue la de Torrejón de Ardoz, «entrenamos en las cámaras que utilizan para el ejército». Allí pasaban de 20 a 32 grados y ese 80% de humedad, «el primer día fue infernal, el organismo no funciona, los pulmones no responden y no pude ni estar una hora corriendo». 
Es una sensación que avisa de lo que pasará en Doha donde hemos visto recientemente como abandonaban 28 atletas en la maratón femenina, «es nuestra mayor incertidumbre, pero si te da un golpe de calor no hay nada que puedas hacer, te quedas sin agua y el cuerpo y el cerebro no responden».
Precisamente el cuerpo superará los 40 grados, «eso significa que corres con fiebre aunque creo que si te ponen un termómetro cualquier otro día, la temperatura estaría cerca». Esto es lo que espera a Dani Mateo en Doha. Pase lo que pase, se ha preparado a conciencia.