El repunte de parotiditis en CyL también se nota en Soria

Ana I. Pérez Marina
-

El año pasado se registraron 43 casos y dos brotes comunitarios. Este año ya son diez confirmados

El repunte de parotiditis en CyL también se nota en Soria

La parotiditis (paperas) no es una enfermedad erradicada, tampoco frecuente, aunque cabe señalar el repunte en España y en Castilla y León en los últimos años. También en Soria, aunque las cifras en una provincia menos poblada siempre son menos significativas, si bien las variaciones porcentuales suelen ser más llamativas. Así, hasta mediados de septiembre, en la Comunidad autónoma se han notificado 832 casos, frente a los 648 que se registraron durante todo el ejercicio de 2018 (521 aislados y 127 vinculados a 15 brotes), según los datos de la Consejería de Sanidad. En el caso de la provincia de Soria, en lo que va de año se han contabilizado una decena de casos, muchos menos que en 2018, cuando se tuvo constancia de 43 y se declararon dos brotes comunitarios en Almazán y en Soria capital. Asimismo, indican las mismas fuentes, en 2017, fueron siete los casos; seis, en 2016; siete en 2015; y cuatro en 2014. 
Excepto las de 2018, con los dos brotes señalados, las cifras de Soria no son especialmente significativas, pero sí  hay que señalar que en los primeros meses de 2019 ya se ha tenido constancia de diez casos de paperas, mientras que hace dos años fueron siete los casos en todo el ejercicio.
Así las cosas, las tasas de casos de paperas por cada 100.000 habitantes han ido sumando puntos en el último lustro. En la provincia de Soria, en 2014 estaba en 4,27 casos por 100.000 habitantes; en 7,56 en el año 2015; un 6,48 en 2016; un 7,87 en 2017; se disparó el año pasado hasta   los 48,31 casos por cada 100.000 habitantes; y si no se produjeran más casos en el último trimestre del año, en 2019 la tasa se quedaría en un 11,23. 
Según un informe de abril del Servicio de Epidemiología de la Dirección General de Salud Pública de Castilla y León, relativo a las primeras 14 semanas del año, en la Comunidad «se ha notificado un incremento de casos de parotiditis», en concreto, 276 casos, mientras que en todo el año pasado fueron 648. La misma tendencia existe en el conjunto del país, ya que se registraron 2.459 casos de las semanas 1 a 14, frente a los 1.781 casos del mismo periodo del año anterior. Además, se han señalado brotes en colectivos universitarios de varias comunidades autónomas. 
paperas. «No es una enfermedad, en principio, grave, pero puede cursar con alguna complicación más invasiva», señala la especialista en Medicina Preventiva del hospital Santa Bárbara de Soria, Elena Jiménez. Las complicaciones pueden ser ortitis en varones, cuadros de encefalitis o meningitis asépticas, que «suelen curarse sin secuelas», y, en algunas ocasiones, pancreatitis.
El tratamiento, explica la doctora, es sintomático, como en cualquier otra enfermedad vírica, al margen de los que puedan aplicarse en caso de que se produzcan otras patologías  mencionadas anteriormente.
«Cuando hay algún brote lo que se hace es mirar a las personas más cercanas que han podido estar expuestas, ver el estado vacunal y vigilar ante cualquier síntoma [...] Cuando se encuentran casos potencialmente susceptibles se recomienda no acudir a los centros de trabajo y evitar una exposición posterior», señala la especialista. Y es que la parotiditis se transmite a través de gotículas de saliva al toser, al hablar o con el contacto directo.
En cuanto a la situación en Soria,  la doctora Jiménez comenta que los brotes de los últimos años han sido «pequeñísimos», ya que los de mayor entidad suelen estar vinculados a centros universitarios, como puede pasar en Valladolid, Madrid o Salamanca. «Generalmente, en Soria suelen ser casos esporádicos».
«Es normal que cada cierto tiempo haya un repunte», advierte. Por ello, insiste en que la medida más efectiva es la vacuna Triple Vírica (sarampión, rubeola y parotiditis). «Es una vacunación segura y efectiva. Incluso si hay dudas, no pasa nada si te vuelves a vacunar», afirma la doctora.