Escasas mejoras en la N-110 que une Soria y Segovia

Ana Pilar Latorre
-

El puente de San Esteban, las curvas de la parte segoviana y los animales, principales problemas

Escasas mejoras en la N-110 que une Soria y Segovia - Foto: [Eugenio Gutiérrez MartÁ­nez; Eugenio Gutiérrez

La N-110 (Carretera de Ávila), que une Soria con Segovia y Ávila, capitales de Castilla yLeón, y con Plasencia, en Extremadura, tiene un lado positivo, al ser considerada una de las carreteras más bonitas de España; pero otro negativo, la falta de desdoblamiento y de seguridad para muchos conductores, incluidos vecinos o trabajadores de Soria y algo que dificulta la atracción de empresas. Lo mismo ocurre con otras carreteras, como  la N-234, que une Soria con Burgos.
En la parte soriana el trazado coincide con la N-122 desde Soria capital hasta San Esteban de Gormaz y de allí comienza el trayecto segoviano y después el abulense. La carretera pasa por pueblos de gran interés turístico, como el propio San Esteban, Ayllón, Riaza o Barco de Ávila, y continúa por tierras extremeñas y el impresionante Valle del Jerte hasta la localidad cacereña de Plasencia. De ahí viene la calificación como un trayecto de gran valor paisajístico y patrimonial. Sin embargo, esta carretera destaca también por las innumerables curvas y su peligrosidad, que hacen a muchos sorianos que se desplazan asiduamente a Segovia y también a trabajadores de Soria que residen en Madrid o Segovia reprobar la N-110, con la confianza de que algún día pueda ser autovía.
San Esteban de Gormaz, concretamente su Ayuntamiento, lleva muchos años reclamando que se desvíe el tráfico de la N-110 en la localidad, que pasa por el puente medieval, construido probablemente sobre un antiguo puente romano, resientemente restaurado y de gran valor patrimonial. Este característico puente de SanEsteban soporta el paso de más de 1.500 vehículos al día, de los que más de 200 son camiones, según el mapa de Tráfico del Ministerio de Fomento. Avanzando, el tráfico de la N-110 supera los mil vehículos igualmente en la variante de Ayllón, llegando a 3.300 por la zona de Riaza, poco antes del acceso a la A-I que lleva a Madrid.  
experiencia. Marín Ivavov se desplaza por esta carretera desde hace diez años, trabaja de camionero en  Transportes de Pedro, en El Burgo de Osma, y vive en Segovia. En estos diez años ha comprobado que, a pesar de ser una carretera de unión entre capitales de Castilla y León  y que es la principal salida de la zona de Ribera a Madrid, no se han realizado apenas mejoras. El único avance ha sido la variante de Ayllón, pero se sigue pasando por muchos pueblos que todavía no tienen variantes, como San Esteban de Gormaz.
El transportista apunta a problemas en la carretera nacional, como los desbordamientos de los ríos en época de lluvias, que dificultan la circulación; las numerosas curvas del trazado, que son un problema para los camiones que llevan carga y mercancía pesada, algo que «siempre avisamos a los compañeros nuevos que hacen este camino»; y los animales silvestres que invaden la calzada. El camionero reclama que se tengan en cuentan las necesidades de los conductores que circulan frecuentemente por esta carretera y que se apueste por un trazado más recto, porque «hay espacio para poder mejorar y desdoblar la vía». El problema de los animales lo ha sufrido, tanto con el camión en viajes de trabajo como con el coche al volver de El Burgo de Osma a su casa en Segovia, tanto en la parte soriana de San Esteban como en la segoviana de Ayllón y Torrescaballeros.
Considera que se debería destinar más inversión a la carretera, más aún teniendo en cuenta que une las provincias de Soria y Segovia, también es salida a Madrid, y que tiene mucho tráfico. Es una de las pocas nacionales que no se desdoblan en Castilla yLeón, mientras que se trabaja por comunicar otras provincias de la Comunidad. Pero uno de los mayores problemas para este chófer es cuando un camión se avería en el puente de San Esteban y tiene que pararse y desviarse la circulación en dirección a Aranda de Duero (Burgos). En el asfaltado «se nota que está mucho peor la parte soriana que la segoviana». Muchos camioneros para llegar a Madrid se desvían por Aranda, con más tramo de autovía.