La siguiente generación del kickboxing soriano

S.Recio
-

Miriam Gutiérrez y Gabriel Hernández son los máximos exponentes. hay vida más allá del campeón Daniel Crovetto

La siguiente generación del kickboxing soriano - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Con solo 24 años y poco más de un año practicando este deporte, Miriam Gutiérrez conseguía la medalla de bronce en el Campeonato de España de Kickboxing en la modalidad de Kick Light en menos de 70 kilos.  «La valoración es muy positiva porque era mi primer torneo nacional y en realidad mi objetivo era saber mi nivel y ver el ambiente de este tipo de campeonatos, aunque tengo que reconocer que me hubiese gustado combatir en la final», comenta Miriam Gutiérrez. Su ambición y su gran capacidad de trabajo han hecho que ahora ya sea un referente para este deporte en Soria.
COMienzos. La relación de Miriam Gutiérrez con el kickboxing fue tardía,«quería haber comenzado antes pero no tenía la capacidad económica y además a mis padres no les hacía mucha gracia», comenta la joven de Burgos residente en Soria. Posteriormente llegó a la ciudad para estudiar Diseño Gráfico, «me hablaron de que había un club en Soria y rápidamente fui a apuntarme. Ahora llevo poco más de un año y no puedo estar más feliz».
Desde el principio se veía que tenía cualidades, «me gusta ir a saco y la evolución en poco tiempo ha sido increíble». De hecho, esta es su primera temporada como federada y los resultados son impresionantes, «aunque es cierto que en mi peso hay menos competidoras», aclara con humildad.
En los entrenamientos tenía un problema, «iba con mucha fuerza en cada golpeo, pero eso mi obsesión ha sido aprender técnica para mejorar mi control y ser una luchadora competitiva».Cuando comenzó a dominar ese aspecto,«mi progresión fue mucho más rápida porque me considero una luchadora ofensiva». Ahora debe centrarse en «ser más veloz y aprender más combinaciones con patadas. Utilizo mucho los puños y tengo que tener más variedad para golpear».
el referente. En su primer entrenamiento, Miriam conoció a Daniel Crovetto, «impone el que te digan que es un medallista internacional y eso me motivó mucho más». Aprender de uno de los mejores «es increíble, cuando peleo con él es totalmente diferente a cuando lo hago con cualquier otro luchador, aprendo muchísimo». A esto se suma su experiencia, «en los campeonatos él es nuestro guía porque conoce al detalle a cada rival».
Ahora ella es el futuro de este deporte junto a Gabriel Hernández, «es una máquina, el luchador con más nivel de Soria. Me da un poco de rabia que además no pueda entrenar al nivel que tiene». Porque para Miriam el Club Kickboxing Soria es como su familia «es lo mejor que tengo aquí, quiero seguir disfrutando mucho del kickboxing».

Gabriel Hernández

T ras10 años de ausencia, Gabriel Hernández ha demostrado que no solo era una gran promesa con 18 años. Ahora es el Campeón de España de Kick Light en menos de 63 kilos. El caso de este soriano es cuanto menos curioso. Dejó la competición y ahora ha vuelto a un nivel excepcional, «estoy eufórico por este oro, no me imaginaba llegar hasta aquí tras tanto tiempo sin estar en competición».
Una hazaña que era aun mayor tras vencer en semifinales al siete veces campeón de España, el asturiano Iván Suárez, «conseguí ganar un combate muy complicado siguiendo la estrategia que me marcaba Daniel Crovetto». Al principio la clave era desgastar al oponente, «utilizaba mucho las patadas bajas para ir mermando su mejor arma, aunque aun así estaba recibiendo por todos los lados». Tras un parón,Crovetto dio en la tecla, «me propuso comenzar a atacar con las piernas arriba, y a partir de ahí dimos la vuelta al combate hasta lograr la victoria». La final ya no se podía escapar, «después de eso solo podía ganar».
amistad. Para Gabriel Hernández,Daniel Crovetto no es solo un referente del kickboxing, «es el maestro, el entrenador y por supuesto un amigo». A la hora de competir, «él es mi cabeza, la parte más importante del equipo, que para mí no es la fuerza, sino la mente».
Es una de las principales razones por las que la vuelta de este luchador ha sido más sencilla, «Daniel confía mucho en mí y estoy muy contento de haber cumplido sus expectativas». En el día a día, Crovetto «es un entrenador que sabe dar el toque necesario de seriedad y disciplina para que logramos los mejores resultados».
A la hora de explicar las razones por las que  ahora Gabriel Hernández ha decidido volver,  no es sencillo. «No es solo por un motivo, pero es cierto que cuando lo dejé fue porque lo veía como una obligación, no disfrutaba, y ahora eso es diferente». Su habilidad es evidente, por eso no le ha costado volver a la competición, «no he notado la ausencia ni la falta de ritmo, cuando te dan el primer golpe ya comienzas a funcionar».
Ahora quiere seguir en esto y no se plantea abandonar, «quiero seguir con este nivel de entrenamientos y espero la llamada de la selección para participar en el Campeonato de Europa». Por el momento, queda Gabriel Hernández para rato.