La Comunidad suma más de 5.000 extranjeros en dos años

SPC
-

Castilla y León contaba a finales del primer semestre de este año con 177.416 inmigrantes con tarjeta, gracias a que sumó 5.141 comunitarios y 234 de otros países desde 2016

La Comunidad suma más de 5.000 extranjeros en dos años

El número de extranjeros registrados en Castilla y León se aproxima al máximo histórico que se alcanzó en el año 2011, tras un crecimiento espectacular en los dos últimos ejercicios con la llegada de más de 5.000 ‘regulares’ a la Comunidad.
Los datos que facilita el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de cierre del primer semestre del año 2018, y recogidos por la Agencia Ical, revelan que en la Comunidad, había a finales de junio de 2018, un total de 177.416 inmigrantes con certificado de registro o tarjeta de residencia en vigor, 4.017 más que hace un año por las mismas fechas. El año pasado se inició un periodo de retorno tras un lustro de salida de extranjeros de la Comunidad, por la recesión, y a junio de ese año había inscritos 173.399 inmigrantes, 1.358 más que en 2015.
Estos dos años en los que se ha roto la tendencia negativa, permitieron sumar así, 5.375 extranjeros a una autonomía necesitada de población cada vez más, ante el irrefrenable proceso de declive demográfico que las autoridades tratan de taponar, de momento sin éxito. Así, el crecimiento en la llegada regulada de extranjeros, hasta los 177.416 de mediados 2018, aproxima su número a la cifra tope de 180.409 inmigrantes con tarjeta de residencia que se contabilizó hace ya siete años.
La evolución anual revela que al año récord le siguió una bajada continuada hasta 2015, con una bajada hasta 179.412 en 2012 y hasta 178.429, en 2013; para desplomarse drásticamente a 173.359 en 2014, a 172.607 en 2015 y a 172.041 en 2016.
mayoría comunitaria. El informe recogido por Ical, revela que al término de la primera mitad del año, había en Castilla y León, 127.600 inmigrantes comunitarios; y 49.816 de otros países. Estos datos revelan que la Comunidad, incrementó su población foránea gracias a las personas con capacidad de libre circulación por la UE, ya que sumó en dos años de crecimiento 5.141 más; mientras que los procedentes de terceros países, del régimen general, apenas crecieron en 234. En términos porcentuales, si los inmigrantes de la Comunidad, se elevaron desde 2016 un 3,1 por ciento, los comunitarios lo hicieron un 4,2 por ciento, frente a un 0,5 por ciento para los de fuera de la UE.
Régimen de libre circulación. Los extranjeros de libre circulación eran al cierre del primer semestre del año 68.664 hombres y 58.936 mujeres. Asimismo, por tramos de edad, la mayor parte, 110.094 contaba con entre 16 y 64 años, frente a los 11.898 menores de 15 y los 5.608 de más de 65.
Los ciudadanos de la UE sumaban 114.358, de los que la mayor parte, 66.073 aparecían con un motivo de residencia no determinado; 30.273 residen permanentemente en la Comunidad; 7.698 estaban por trabajo por cuenta ajena y 637 como autónomos; 5.610 por motivos familiares; 2.521 por estudios; y 1.546 por residencia no lucrativa. Los familiares nacionales de terceros países eran 13.242, de los 5.302 tenían residencia permanente.
Régimen general. Por lo que se refiere el régimen general, la Comunidad registraba a finales de junio de este año, 26.446 varones y 23.370 mujeres inmigrantes. Asimismo, el ministerio precisa que 43.456 tenía residencia de larga duración; mientras que del resto, 2.309 estaban por reagrupación familiar y 660 con estancia no lucrativa. Asimismo, un total de 2.142 tenía un permiso por trabajo por cuenta ajena, 149 por cuenta propia y 510 con otro tipo de autorizaciones. Asimismo, se contabilizaban590 por circunstancias excepcionales, medio millar por arraigo y 90 por razones humanitarias.
El documento revela asimismo, que la mayor parte de los inmigrantes del régimen general, 39.109, tenía entre 16 y 64 años, 9.603 menos de 15 años; y 1.104 más de 65. La edad media de este colectivo era de 33,2 años. Las nacionalidades más numerosas que escogen Castilla y León para vivir dentro del grupo mayoritario de libre circulación de la UE, correspondían a rumanos, búlgaros y portugueses, con 43.203, 33.257 y 18.793 individuos, respectivamente. Por lo que se refiere al régimen general, el grueso de foráneos procedía de Marruecos, 21.447, seguidos ya de lejos por chinos, 3.850; colombianos, 3.270; y ecuatorianos, 2.768.